Por Luis Lizama
20 julio, 2020

“Me senté impotente detrás de la ventana exterior de la sala de cuidados intensivos, observando sus últimos momentos”, explicó Jihad, el joven de 30 años que se las arregló para despedir a mamá.

El coronavirus ha cambiado las vidas de millones de personas en todo el mundo. Algunas personas han perdido sus empleos y han debido confinarse por largos meses, sin embargo, lo más terrible es perder la vida. Como si fuera poco, el virus nos impide ver a nuestros enfermos y despedirnos de nuestros fallecidos.

La madre de este joven, llamado Jihad Al-Suwaiti, se contagió de coronavirus. El panorama era poco alentador, porque ella padecía de Leucemia. Fue internada en el Hospital Estatal de Hebrón, en Cisjordania (Palestina), privada de visitas y todo lo que implicara riesgos de contagio. Jihad no soportó el no ver a mamá, sabiendo que su salud no estaba bien. 

La acompañó cada día en la ventana del hospital, trepando los muros para verla por un momento, hasta que ella falleció. Alcanzaron a despedirse.

Twitter Mohamad Safa

El COVID-19 nos ha arrebatado a miles de personas. Ahora fue el turno de la madre de Jihad, quien batalló arduamente con la enfermedad, pero que finalmente perdió la vida. 

Twitter Mohamad Safa

Fue un golpe duro, sobre todo considerando que él era el hijo menor y que tenían una gran relación.

“Me senté impotente detrás de la ventana exterior de la sala de cuidados intensivos, observando sus últimos momentos”

Comentó Jihad al periódico Post.

Twitter Mohamad Safa

El emotivo momento quedó retratado en imágenes, que se han dado la vuelta al mundo a través de redes sociales. Incluso le hicieron un dibujo, donde mamá llegaba flotando hasta la ventana, para despedirse de Jihad y acariciarlo por última vez.

Ellos perdieron a su padre hace 15 años, según reportan medios locales. Ha sido complejo y ahora todavía más.

Archivo personal

El hermano mayor de la familia, dijo a medios locales que la seguridad del hospital regañó en  varias oportunidades a Jihad, pero que él no hacía caso. Se arriesgaba por ver a su madre.

Sin dudas que para ellos nada será igual, así como para muchas personas que han perdido seres queridos. Por motivos como este, es que debemos acabar con la pandemia, cuidarnos y escuchar a las autoridades. De todos depende terminar esta tragedia.

Puede interesarte