Por Alex Miranda
5 julio, 2018

Una mujer de Texas, Estados Unidos, fue asaltada en su propia casa por un sicario contratado por su marido. El antisocial le disparó y hasta perdidó un ojo, y aún así ella lo perdonó.

Un día de agosto del año 2012, Nancy Shore volvió a su casa desde la iglesia. Al entrar se encontró con un sicario que la estaba esperando y que le disparó en la cabeza. Nancy sobrevivió, pero ese solo sería el comienzo de una serie de revelaciones sobre su matrimonio.

Shore, de 57 años, dice que su matrimonio era increíble, que obviamente pasaron por altibajos y que no todo era perfecto, pero que siempre trabajaban para resolverlos. Ella se refiere a la relación que mantenía con Frank Howard, con quien se casó en 1983 y que es el padre de sus tres hijos. Hasta el ataque, todos vivían juntos en Carrollton, Texas.

Respecto a Howard, ella dice que es muy amable, gentil y cariñoso. Además de decir que estuvo muy involucrado en la crianza de sus hijos, que incluso llegó a entrenar equipos de fútbol cuando estos eran pequeños. La pareja estaba dentro del coro de la iglesia e incluso organizaban reuniones de estudio bíblico en su casa. Después de unos años sus hijos se fueron de casa y Howard comenzó a viajar mucho por su trabajo de contador:

«Yo era ama de casa y ese era mi trabajo. Una vez que empezaron a irse (mis hijos) se me hizo muy duro. Y luego (Frank) comenzó a estar más ocupado con su trabajo y supongo que podríamos decir que nos estábamos distanciando», dice Nancy.

El ataque del sicario

Family One Studio

Como ya era habitual, Frank estaba de viaje cuando Nancy volvió de la iglesia. Al entrar al garaje siente que alguien la toma del cuello con todo su brazo y le apunta una pistola en la cabeza, mientras le exigía que le diera su cartera. Después de un forcejeo, Nancy consiguió enfrentar cara a cara a su atacante, siguieron peleando por la cartera hasta que decidió golpearlo en el pecho, y cuando lo hizo grito «¡Jesús sálvame!» a lo que el sicario respondió con un disparo en su cabeza.

El atacante se fue con su cartera, no se llevó el auto -a pesar de que era muy fácil robarlo también- y ella se quedó en el suelo. Cuando despertó apenas podía respirar y tenía un dolor insoportable, y es que la bala había atravesado su cabeza y se había alojado en su pulmón derecho. 

«Cuando recuperé la conciencia pensé que iba a morir y fue entonces cuando Dios me habló y me dijo: ‘Levántate’. Me dio la fuerza física para levantarme», dice Nancy.

Tuvo que llamar desde su casa, a penas caminando para pedir ayuda (ya que su celular estaba en su bolso robado), dentro de su hogar vio su reflejo lleno de sangre y se dio cuenta de que había perdido el ojo izquierdo. Luego, con sus últimas fuerzas se movió hasta la puerta de entrada para esperar a los paramédicos.

Según cuentan los hijos de la pareja, Frank se puso a llorar cuando se enteró. Tuvo que volver de su viaje para visitar a su esposa en el hospital. Su hija hasta describe como cayó al suelo de la angustia al ir llegando al hospital.

Lamentablemente, la investigación policial del caso llevó a encontrar mensajes de texto y fotografías de otra mujer, de hecho, cuando Frank decía que viajaba por trabajo lo que realmente hacía era ver a su amante, con la que ya llevaba tres años de relación. Howard llamó a Nancy cuando ella ya se había recuperado para confesarle todo, según ella, él lloraba tanto que casi no se entendía lo que decía. pero esa no sería la última sorpresa que le esperaba a la pobre Nancy.

A los pocos días la policía le dijo a Shore que habían arrestado a su esposo por tener que ver con el ataque.

Denton County Records

«Lo he perdonado»

Al parecer los delincuentes le exigían a Frank cada vez más dinero para matar a su esposa, y eso sumado a los gastos que le traía su relación con su amante hicieron que comenzara a malversar dinero de uno de sus clientes con más dinero. La policía cree que incluso pudo llegar a gastar unos $30 millones de dólares. Nancy no tiene claro porqué Howard la intentaría matar, pero cree que es porque él sabía que ella nunca aceptaría un divorcio.

«Hice ese voto al Señor de que no iba a divorciarme de él. Así que él comenzó a involucrarse con [otra mujer] y luego empezó a malversar dinero porque estaba tratando de mostrarle a ella que él era un hombre rico. Creo que en poco tiempo la situación lo superó y realmente no tuvo otra opción más que hacer que me maten«.

El jurado del juicio contra Howard solo se demoró dos horas en encontrarlo culpable y sentenciarlo a cadena perpetua, a la que solo podrá apelar después de cumplidos 30 años y pueda ser considerado para la libertad condicional. Nancy se divorció, pero dice que si hubiera sido absuelto ella habría intentado reconstruir su relación.

«Lo he perdonado«, asegura Nancy, quien se terminó distanciando aún más de sus hijos, que creen que su padre es inocente. «La Biblia dice que si no perdonamos a aquellos que nos han perjudicado entonces no podemos ser perdonados y no podía permitirme no perdonarlo porque no podía vivir con amargura». Para ella, la única pregunta que le haría a Frank sería «¿Qué pasó con el matrimonio? ¿Qué hizo incluso que quisiera descarriarse y encontrar a otra mujer? Sé que el ataque debería ser la parte más devastadora, pero en realidad esa ha sido la parte más devastadora«.

Daniel Bostick

Por suerte Nancy ya está mejor, ya ocupa un ojo prostético y tiene un trabajo como asistente en un bufete de abogados. «Aún tengo la bala en el pulmón pero había perdido el uso del brazo y la mano derecha y ahora puedo usarla y escribir», señala. Ahora celebra cada cumpleaños energéticamente, ya que a seis años de los hechos, ella ya continuó su camino.

«Estoy agradecida una vez más por la forma en que Dios ha salvado mi vida y por la curación que está sucediendo en la vida de mis hijos, es increíble. Estoy tremendamente feliz».

Puede interesarte