Por Francisco Armanet
28 diciembre, 2017

Esto es amor verdadero.

Hay etapas en la vida que se hacen más difíciles que otras. Tiene que ver con un asunto de circunstancias y en algunas ocasiones con procesos internos que las personas debemos vivir. Sin embargo, hay un tema que se da con mayor recurrencia que los demás y que tiene estricta relación con la situación económica. Dejando de lado todo los evento evidentemente dolorosos como son las enfermedades, los accidentes y la pérdida de seres queridos, el plano monetario es sin lugar a dudas uno que afecta considerablemente la vida de las personas. Para vivir hay que trabajar, pero a veces son más de una las vidas que necesitan sustentarse con apenas un sueldo.

Esto bien lo sabe un padre de familia que vive en Penang, Malasia, y que trabaja duramente todos los días de la semana para entregarle educación, salud, comida y un hogar a su familia. El problema se dio porque el horario laboral que debía cumplir era muy extenso y el hombre llegaba a casa tarde y agotado. Se alimentaba, trababa de pasar un rato con sus hijos, y luego se acostaba para poder dormir al menos algunas horas. 

Lo increíble de esta historia es que, según informó el medio Penang my Hometown, el hombre tenía un hábito que a simple vista puede parecer muy extraño, pero que en realidad era un profundo acto de amor por su mujer, que se preocupaba incesantemente del trabajo en la casa y del cuidado de sus hijos.

Facebook / Penang my Hometown

Todas las noches, cuando se iba a acostar, el hombre veía a su mujer dormir de lo agotada que se encontraba. Entonces, como se conocía a sí mismo y sabía todo lo molesto que sus ronquidos podían llegar a ser, se cubría la boca con cinta adhesiva para evitar despertar a su pareja en la mitad de la noche. Quería dejarla descansar a toda costa.

Con el tiempo, esto se hizo un hábito y la mujer no se dio cuenta. Su esposo se dormía después que ella y se levantaba antes, por lo que nunca dejó que lo viera con la cinta adhesiva en la boca.

Los ronquidos desaparecieron durante un buen tiempo, hasta que ocurrió que su esposa despertó en la mitad de la noche y se percató de lo que ocurría. 

Las lágrimas de emoción le corrieron por la cara.

Facebook / Penang my Hometown

Y la actitud del padre fue tan conmovedora que su historia llegó a las redes sociales. Uno de sus hijos declaró a Penang my Hometown que la familia entera se dio cuenta del inmenso corazón que él tenía. Sólo quería darles lo mejor y jamás molestar a nadie en ningún sentido posible.

Facebook / Penang my Hometown

«Mi padre siempre ha roncado mucho, pero cuando la carga laboral aumentó y las horas de sueño disminuyeron, los ronquidos se hicieron más fuertes ya que él estaba muy cansado cuando dormía. Entonces, hace ya varios meses que decidió cubrirse la boca con cinta adhesiva antes de irse a la cama. Mi madre durmió mucho mejor, pero hace poco se despertó y lo vio así. Estaba tan sorprendida como conmovida, y lo primero que hizo fue quitarle la cinta. Esto es amor verdadero», declaró el joven.

Y tiene razón. En una sociedad a veces tan egoísta como la nuestra, este padre de familia es un verdadero ejemplo de generosidad, amor y desprendimiento.

Aplausos para él…

Puede interesarte