Ella era madre de dos niños; el feroz mensaje que él envió pudo haber alertado del ataque.

Andraya Lyons, de 38 años de edad, y Anthony Porter, de 33 años, tuvieron un noviazgo de 18 meses hasta que él la asesinó en un brutal ataque lleno de saña. Andraya había salido de trabajar y Anthony la siguió hasta su casa con una macabra intención.

El amor se había esfumado y ahora sólo había odio.

Fuente

Durante el trayecto a casa de Andraya, Anthony le escribió un mensaje a su hermana: “Algunos somos ángeles, algunos somos demonios, y esta noche los demonios ganaron”.

Fuente

Anthony se abrió paso en casa de su novia y la golpeo en la cabeza con un fierro. La sometió y le vació un bote de pintura gruesa en la garganta con el afán de que se ahogara.

Le colocó tanques de gas en los muslos, la roció con aguarrás y le encendió fuego mientras aún estaba viva.

Fuente

Los vecinos alertaron a las autoridades cuando encontraron el cuerpo carbonizado de Andraya dentro de su propio hogar, en Wiltshire, Inglaterra; la pelea había comenzado en la cochera y llegaron hasta la sala.

Había marcas de sangre en las paredes y en los muebles y las huellas de Anthony  aún estaban sobre la pintura que le vació a Andraya.

Imagen ilustrativa- Shutterstock

Tras el brutal ataque, Anthony hizo un intento precipitado por encubrir su crimen. Pero sus intentos fueron en vano cuando se entregó a la policía.

La señora Andraya tenía un niño de 5 años y otro de 8.

Imagen ilustrativa- Shutterstock
Imagen ilustrativa- Shutterstock

Anthony Porter fue sentenciado a cadena perpetua después de que el juez considerara inaudito el brutal actuar del hombre dentro de la casa de su víctima con quien sostenía una relación amorosa.

Imagen ilustrativa- Shutterstock

Familiares y amigos de Andraya informaron que durante su relación él la humillaba y maltrataba y en más de una ocasión le habían pedido que se separara de él.

Imagen ilustrativa- Shutterstock
Imagen ilustrativa- Shutterstock

¡Sálvate! ¡No te calles!

Te puede interesar