Por Daniela Morano
10 agosto, 2018

El hombre le dijo que era peligrosa e insinuó que pondría una bomba dentro del bus.

La gente tiende a ser muy prejuiciosa, particularmente cuando se trata de cosas que no entienden o desconocen. Los medios juegan un importante papel en eso pues alimentan esos prejuicios, especialmente cuando se trata de hablar de distintas culturas. Los musulmanes en particular han sido juzgados hace años, especialmente después del ataque terrorista el 11 de septiembre a la torres gemelas en Estados Unidos.

Desde entonces que la gente tiene la idea de que una persona con un velo es por defecto un terrorista, sin informarse sobre el motivo por el que mujeres se ven obligadas a llevar su rostro cubierto. Los motivos religiosos conciernen a cada quien, y aunque parezca una forma de opresión, algunas mujeres lo aceptan como parte de su realidad. Eso no quiere decir que el resto del mundo tenga derecho a involucrarse en sus decisiones y muchos menos hacer lo que hizo este conductor de bus en Bristol, Inglaterra.

Bristol Post

Una mujer de 20 años iba junto a su bebé en un bus con su rostro cubierto por un niqab. Sólo podían ver sus ojos y eso fue, aparentemente, suficiente razón para que el conductor la tratara como una terrorista.

La mujer, quien pidió mantenerse en el anonimato, le comentó a Daily Mail que apenas había pedido un ticket el hombre comenzó a juzgarla. Le pidió que se quitara su velo porque “el mundo es peligroso” y no era algo “bueno” que él no pudiese ver su rostro.

Bristol Post

El hombre aseguró que ella era “peligrosa” e insinuaba constantemente que ella pondría una bomba en el bus, matándolos a todos.

“¿Cómo podría ser eso posible si llevo un bebé conmigo? Entiendo que no sea de mi país, así que quizás nunca ha visto a una persona con un velo. Pero tratarme así en público está mal. Mi bebé iba conmigo. Estoy decepcionada. Es el año 2018, no debería ocurrir esto. Estoy siendo estereotipada”, continuó comentando ella.

Una mujer presente durante el incidente, que llevaba un hiyab, alcanzó a intervenir para defender a la otra pero el conductor insistía en que “no ver el rostro de una persona no es bueno. En estos tiempos…tenemos que ver nuestras caras”.

PA

La compañía de buses se disculpó por el actuar de su empleado afirmando que “nuestro empleado se comportó de manera ofensiva y eso no refleja los valores que nosotros como empresa tenemos los cuales aceptan a toda persona, de donde sea que venga, raza, nacionalidad o religión”.

Puede interesarte