Por Constanza Suárez
3 agosto, 2020

“Vemos esto como un cambio positivo en el camino hacia la reforma”, dijo Noor Sultan, fundador de Bedayaa, un grupo LGBTQ+.

Después de casi cuatro décadas de gobierno islamista, lleno de conservadurismo, Sudán decidió levantar la pena de muerte y palizas como castigo por el sexo homosexual. La decisión fue aclamada por la comunidad LGBTQ+, una señal prometedora en ese país y para todo el mundo. 

A pesar de la gran noticia, la medida también fue criticada en el país por el sector más conservador. 

Unsplash

“Estas enmiendas aún no son suficientes, pero son un gran primer paso para el gobierno de transición que está tratando de implementar cambios. Vemos esto como un cambio positivo en el camino hacia la reforma”, dijo Noor Sultan, fundador de Bedayaa, un grupo LGBT + en Egipto y Sudán, a Reuters.

Las relaciones entre personas del mismo sexo son penadas en la mayor parte de África y Medio Oriente. Sudán fue uno de los seis países, incluidos Irán, Arabia Saudita, Yemen, Nigeria y Somalia, que impusieron la pena de muerte para el sexo homosexual, según el grupo de derechos LGBT + ILGA.

Unsplash

Según la antigua ley de sodomía de Sudán, los hombres homosexuales enfrentaban 100 latigazos por el primer delito, cinco años en la cárcel por el segundo y la pena de muerte por tercera vez. Los castigos se han reducido a penas de prisión, que van desde cinco años hasta la vida.

La enmienda legal fue parte de varias reformas anunciadas por el ministro de justicia el sábado, incluidos los planes para despenalizar la apostasía, el abandono de una religión, y permitir que los no musulmanes consuman alcohol.

Unsplash

Sudán también prohibirá la mutilación genital femenina, que generalmente implica la extracción parcial o total de los genitales externos de niñas y mujeres, y permitirá que las mujeres viajen con sus hijos sin un permiso de un pariente masculino.

Unsplash

Sultan dijo que el gobierno fue discreto sobre la suspensión de la pena de muerte para el sexo homosexual y su documento de enmienda no detallaba de qué se trataba el Artículo 148, la ley de sodomía. “Creo que la sociedad todavía es reacia a aceptar tales cambios, pero espero que el gobierno continúe en su camino hacia la reforma”, dijo.

Puede interesarte