Por Constanza Suárez
30 agosto, 2019

Luis Eduardo Hernández Campos sufrió acoso terrible por parte de sus compañeros en una escuela en Chile. También se burlaban de su orientación sexual.

Miles de niños a diario sufren acoso en sus escuelas alrededor del mundo. El bullying no distingue ni raza, país, ni condición socioeconómica: todos son posibles víctimas. Una terrible realidad que revela la falta de respeto entre los seres humanos.

Que los niños tengan estas conductas no es coincidencia. Todo viene de los adultos, ellos solo imitan lo que sus padres hacen o incluso cómo se relacionan con ellos. Si el acoso entre niños es horrendo, entre adultos es aún más salvaje. Y hay muchísima más conciencia de los actos.

El profesor chileno Luis Eduardo Hernández Campos , relató en un video en su cuenta de Instagram como tuvo que soportar el hostigamiento por parte de sus colegas en su trabajo. 

Instagram/el__h_/

«Mis colegas me aislaban y me hicieron muchas cosas, algunas innombrables», comienza su relato.

Hace más de 8 años que Luis es maestro y hace aproximadamente 4 se desempeña en el colegio INITEC de Curicó, en Chile. Y por el constante acoso, tuvo que “autodespedirse”.

Según relató el profesor, todos sus compañeros le “dieron la espalda. Nadie vio lo que hicieron». Aseguró que escondían trampas de ratón en sus cosas, robaban su comida y se burlaban de su orientación sexual. 

Instagram/el__h_/

«Tuve que estar todo el primer semestre de 2019 con doctores. Psiquiatras, psicólogos de la mutual. Subí 15 kilos», agregó.

Hernández presentó una denuncia a la justicia al respecto. «El director del colegio estaba en conocimiento de algunos eventos que sucedían, pero nunca se inició una investigación ni me envió a la mutual. Vio mi estado anímico, siempre estuve bien evaluado en todo, entonces no hay razón como para que se diga que los alumnos fueron causantes de mi depresión y de mi estrés«, contó.

Instagram/el__h_/

«Me convirtieron en algo que no soy. En alguien que se pasa todo el día acostado. Ha cambiado mi humor, estoy con remedios para dormir, de repente caigo al hospital por angustia», añadió el profesor de inglés. 

En el matinal chileno Muy Buenos Días dijo que aunque ninguno de los demás profesores de la escuela lo apoyó, la historia fue muy distinta con los alumnos y autoridades, quienes lo destacaron por su desempeño laboral. 

TVN

«Me da pena no poder seguir haciendo clases, pero no daba para más», dijo. 

 

 

 

Puede interesarte