Por Daniela Morano
12 diciembre, 2018

La pequeña ganó un concurso de cuentos cortos, el cual tiene como fin terminar con el bullying en la sala de clases.

Los niños pueden llegar a ser muy crueles, más que por real maldad porque no entienden que hay cosas que pueden ser muy hirientes. Burlarse de alguien por su apariencia, por donde viven, o por cosas que están completamente fuera de su control. En el caso de esta niña, fue la muerte de su padre, motivo por el que recibía constantemente burlas por parte de sus compañeros.

Karla Espinoza estudia en Vallenar, Chile, y no quiso que el maltrato por parte de sus compañeros la afectara. De hecho, en vez de sentirse derrotada, utilizó su experiencia para crear algo que pudiese ayudar a otros.

Facebook Rebeca Torrejóm

La niña participó de un concurso realizado por la editorial Santillana para terminar con el bullying. Este estaba dirigido a estudiantes de primaria, quienes podían participar con un cuento corto de su propia autoría.

«El cuento fue basado en que yo cuando era chica me hacían bullying porque mi papá había muerto, la verdad que yo ya pasé todo eso y por eso el cuento lo quise basar en eso», le comentó la niña al diario local de Atacama.

«No hay que hacer bullying porque hay personas que se pueden sentir mal con eso o se pueden llegar a suicidar».

El cuento ganador pueden leerlo a continuación:

En un lugar no muy lejano en una hermosa y pequeña escuelita de animalitos llamada «Zoo-School» asistía por primera vez una ratoncita de nombre TRIP. En este día tan importante conoció a muchos amigos y amigas, hasta que les contó que era «huérfana», generando risas entre sus compañeros y todos se alejaron de ella. En ese momento sintió una enorme tristeza dentro de su corazón.

Luego de una semana llegó al curso una nueva compañera la elefanta SIP, la que se enteró por los demás que había una ratoncita «huérfana», esto le causó una gran risotada y fue inmediatamente a molestarla.

Además de esto, TRIP se enteró que el travieso monito LOT publicó fotos en redes sociales burlándose y esto le hizo sentir nuevamente muy mal. También en recreos le quitaban la colación y no querían jugar con ella.

Pasaron días y noches de mucha pena, soledad, sin ganas de asistir a clases y sin poder decirle a nadie lo que le pasaba, ya no confiaba.

Un día la ratoncita TRIP no soportó, tomó fuerzas y fue a contarle a la directora de la escuela, una respetada y elegante jirafa de nombre LI, todo lo que estaba ocurriendo y lo que estaba sintiendo. La directora LI mandó a llamar a ambas compañeras para conversar sobre la situación, entonces la elefanta SIP les confesó que ella actuaba así porque en su antiguo colegio el hipopótamo le hacía bullying y es por eso que la cambiaron de establecimiento prometiéndose así misma nunca más sentirse triste y disfrutar la vida, y a pesar de las constantes recomendaciones de su mamá, no le obedeció solo porque quería divertirse por lo mal que lo había pasado en su anterior escuela.

Finalmente, la elefanta SIP pidió disculpas por todo que hizo, la ratoncita TRIP la perdonó y se hicieron amigas.

Actualmente las dos amigas combaten juntas el acoso escolar en la escuelita, perteneciendo a una brigada Antibullying llamada «amigas por siempre».

Puede interesarte