Por Catalina Yob
10 mayo, 2017

«No creo que haya hecho algo malo. Al otro día ellos me dijeron que había sido suspendido».

Gran conmoción ha causado la decisión que tomó una escuela en Ohio, luego de suspender por 10 días a uno de sus alumnos tras sorprenderlo poniéndole «like» a una fotografía en Instagram. Muchos han manifestado que en lugar de llevar a cabo una sanción tan severa como la suspensión, la maestra a cargo en aquel momento debió haberle quitado el teléfono celular que estaba siendo utilizado en horario de clases.

Sin embargo, la escuela ha asegurado que no se trató de cualquier imagen. El niño de séptimo grado, identificado como Zachary Bowlin le puso Me Gusta a una imagen de un arma blanca que fue publicada bajo el título de «Listo». A pesar de que el menor no compartió la imagen, ni difundió una fotografía similar en su cuenta en redes sociales, el establecimiento educacional de Edgewood afirmó que en la escuela existe una política de tolerancia cero en contra de cualquier indicio de violencia.

nbc4i
nbc4i

El hecho sucedió en una mañana como cualquier otra, en la cual Bowlin navegaba por internet desde su celular en horario de clases. A pesar de que el menor no posee claridad en cuanto al momento en que las autoridades de la escuela se dieron cuenta de lo que estaba haciendo, al otro día recibió un anuncio que decía que había sido suspendido por 10 días. 

Tras haber sido enviado de vuelta a su casa, sus padres se manifestaron furiosos. Su padre, Martin Bowlin aseguró que su hijo nunca compartió, ni comentó la imagen, por lo que no existía una justificación suficiente en cuanto a la decisión que había adoptado la escuela. 

De la misma forma, su madre, Cindy Martin expresó su frustración a través de su cuenta de Facebook, en la que especificó que su hijo nunca pensó en llevar un arma a la escuela, sino que sólo accionó una tecla de la aplicación de fotografías.

nbc4i

Al respecto, el superintendente de la escuela, Russ Fussnecker manifestó, a través de un comunicado de carácter público, que la decisión forma parte de la política de tolerancia cero en contra de cualquier elemento que indique un grado de violencia. 

«Como superintendente de esta escuela, le aseguro que cualquier amenaza a través de redes sociales será tomada en serio, incluyendo a quienes pongan «like» a publicación que apunten a potenciales riesgos contra la salud y seguridad de los estudiantes». 

¿Qué te parece la decisión de la escuela?

Puede interesarte