Por Felipe Costa
6 enero, 2021

El anciano y la joven mantuvieron una elevada discusión que habría comenzado por el hombre mayor exigiéndole que se tapara la nariz. “No me da la gana”, decía la chica. Las redes armaron un debate y algunos acusan racismo.

A un año de que el coronavirus comenzara a cambiarnos la vida, hemos adoptado una serie de normas éticas para mantenernos seguros. Ya sea el distanciamiento social, el llevar alcohol gel o usar mascarillas, de alguna manera sabemos que por respeto a vivir en sociedad debemos cumplirlas al menos hasta que se acabe la emergencia. Sin embargo en ciertas partes del mundo hay personas que se han confrontado por no cumplir con las medidas sanitarias, como un anciano y una joven en España, quienes se han vuelto centro del debate de las redes.

Twitter @EstherYez

Durante los primeros días de enero una acalorada discusión se vivió en el metro de España, luego de que un señor mayor de edad le pidiera a una chica que se cubriera la nariz con la mascarilla, puesto de que la llevaba al aire. Al parecer la mujer no le habría hecho caso y eso habría comenzado los gritos mutuos.

Una usuaria de Twitter comenzó a grabar el intercambio entre estas dos personas que poco a poco subía de tono. El anciano le exigía taparse la nariz y la joven aseguraba que ya la llevaba puesta, constantemente.

Twitter @EstherYez

Se dijeron de todo. En un momento el hombre no soportó la actitud de la chica, gritándole “¡tapate la boca gilipollas!” a lo que ella respondía “no me da la gana”. En aquel momento se puede ver como otros pasajeros empezaban a intervenir en la discusión que se tornaba cada vez más descontrolada.

Pero lejos de llegar a un acuerdo, el trato que se daban mutuamente solo continuó una seguidilla de insultos a la vista de los demás pasajeros del vagón, quienes ya no veían a quien darle la razón.

En redes sociales se inició un debate distinto. La usuaria que subió el video, Esther Yañez, asegura que el anciano tiene una actitud violenta hacia la joven que lo acusó de racista.

Mientras algunos defienden a la muchacha de que no habría recibido el mismo trato si fuera blanca, otros afirman que el hombre mayor solo exigía lo que estaba en su derecho y en ningún momento emitió un comentario racista.

Finalmente parece que el enfrentamiento quedó en eso y nada más, pero lo que nos queda es un registro abierto al debate, con varios matices y opiniones diferidas.

Puede interesarte