Por Daniela Morano
9 abril, 2018

“Me dijeron que los pegara en mis pezones y fui al baño a llorar”, contó ella.

Lizzy Martinez tiene 17 años y atiende la escuela secundaria Braden River en Florida. En ella, no tienen que ocupar uniformes y son libres de vestirse con su ropa, siempre y cuando acaten ciertas reglas en su vestuario. El lunes pasado, Lizzy decidió vestir con una playera de mangas largas, marca Calvin Klein, y sin sostén.

Durante el quinto periodo, Lizzy fue llevada hasta la oficina del director, donde le dijeron que sus pezones “distraían” a otros estudiantes y que “los niños se estaban riendo de ella”, tras lo cual se determinó que su vestuario violaba el código de vestimenta de la escuela.

Lizzy Martinez

Si bien en un principio fue notificada por una de sus maestras, más tarde un compañero fue a acusarla.

“Me hicieron ponerme otra playera y pararme ahí, como, moverme y saltar para ver si mis pechos se movían. Estaba paralizada,” le contó a Buzzfeed News. Entonces la enfermera de la escuela le entregó 4 curitas, dos para cada lado. Lizzy se retiró alterada y llorando.

Lizzy Martinez

“Me dijeron que los pegara en mis pezones y fui al baño a llorar. Estaba en shock que se generara tanto alboroto porque no llevaba sostén. La mayoría de los días no ocupo. Depende de mi ánimo. Ahora no tengo uno, ¿por qué debe importar?,” explicó.

Al día siguiente, tras publicar en Twitter sobre el accidente, la cuenta de su escuela la bloqueó. Hasta el día de ayer, su cuenta seguía bloqueada.

Tras recibir una llamada por parte de la escuela respecto a un “tema sensible” -y luego una llamada de su hija- Kari Knop, madre de Lizzy, dijo que estaba furiosa cuando supo que su hija fue llevada a la oficina del director “porque un maestro o un niño se sentía incómodo o se reían de ella”.

“Es un asqueroso ejemplo del doble estándar y muestra como nuestra cultura hace a las mujeres sentirse avergonzadas de su cuerpo. ¿Si un chico le estaba mirando los pezones por qué no es él quien está siendo castigado?”.

Aseguró que tras reunirse con el director, le hizo saber que “no veía ningún problema” con la ropa de su hija. Tras varias reuniones, se concluyó que la chica fue injustamente acusada por oficiales de la escuela ya que ella no violó de ninguna manera el código de vestimenta de dicha escuela.

Lizzy Martinez

“Todo este incidente me abrió los ojos y puso las cosas en perspectiva porque también tengo un hijo de 13 años y, a mi edad, tienen erecciones accidentalmente y nadie les dice nada ni los envían a casa. ¿Por qué que los pechos de mi hija de 17 años se muevan es diferente?”.

Know y Martinez compartieron en redes sociales lo ocurrido y la situación se convirtió en tema nacional.

En una declaración por parte del concejal del distrito, Mitchell Teitelbaum, aseguró que la situación fue manejada con poco tacto pero que está feliz de que Martinez haya llamado la atención públicamente a este asunto.

Y algunos compañeros incluso decidieron apoyarla así:

Lizzy Martinez

“El apoyo se siente increíble. Un chico al que jamás le ha hablado le hizo agujeros a su playera y gritaba ‘free the nipple’ pero lo sacaron de la cafetería”.

Lizzy Martinez

“Me cuesta creer que alguien vio mis pechos moverse y fue como el fin del mundo para ellos. Es muy incómodo para la gente hablar de esto pero es un tema importante para muchas chicas y nos sentimos sexualizadas y como que debemos cumplir ciertas expectativas y estándares con como nos vemos,” concluyó. “Así que simplemente saldré y comenzaré a sacar este tema a colación porque es obvio que debemos hablarlo”.

 

Puede interesarte