Por Teresa Donoso
3 marzo, 2017

La OMS, por su lado, niega que esto sea posible.

Chloe Brookes-Holder es una bailarina inglesa de 18 años que soñaba con una carrera de nivel mundial, pero una trágica situación la hizo quedar paralizada de la cintura para abajo. Actualmente Chloe vive con una devastadora enfermedad crónica que le provoca huesos débiles, problemas musculares y mucho cansancio, pero no se trata de una enfermedad común, de hecho, ella asegura que todo ha sido producto de una vacuna que recibió.

SWNS   

La vacuna a la que Chloe se refiere es la usada para prevenir el cáncer cérvico uterico provocado por el Virus del Papiloma Humano.

Sus declaraciones son especialmente inquietantes, especialmente cuando ha sido la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) la que ha concluido que no existe evidencia creíble que avale una conexión entre la vacuna y posibles enfermedades crónicas. Muy por el contrario, la OMS cree que la vacuna es extremadamente positiva, especialmente cuando se considera que miles de mujeres mueren de este tipo de cáncer cada año.

Sin embargo, Chloe le aseguró al medio británico Mirror que su vida había cambiado por completo después de recibir la vacuna en el colegio. En ese tiempo solía ser una chica de 12 años que bailaba seis días a la semana y soñaba con ser una bailarina profesional. Sin embargo, su salud comenzó a deteriorarse y empezó a experimentar mareos, dolores de cabeza, fatiga, dolores musculares y también en las articulaciones.

SWNS
SWNS

Chloe perdió toda la sensibilidad en sus piernas, no puede alimentarse de forma normal y ha perdido casi 20 kilos. Sus doctores le dijeron que es posible que nunca más vuelva a caminar porque sigue sin sentir la parte inferior de su cuerpo. Su madre, Sophie Brookes de 41 años solía trabajar como peluquera, pero tuvo que renunciar para poder cuidar de su hija día y noche.

SWNS

Ambas creen firmemente en la culpa de la vacuna:

“Al principio mi familia y yo no lográbamos juntar una cosa con la otra”.

Pero después de que le dieran una receta de tres vacunas diferentes para combatir este cáncer todo cambió.

“Me iba a casa y me tiraba en la cama con el uniforme puesto. A pesar de que dormía 15 horas cada día nunca dejaba de estar cansada. Gradualmente comencé a tener dolores musculares que me debilitaban, dolor de pecho, mareos, dificultad para control la temperatura y dolores de cabeza”.

SWNS

Chloe asegura que su doctor, quien quiere mantenerse en el anonimato, firmó un reporte indicando que fue la vacuna lo que le causó esta enfermedad.

Por otro lado, las entidades inglesas que se encargan de este tema aseguran que la vacuna es segura y que es de hecho la “forma más efectiva para que las chicas y las mujeres se protejan del cáncer de cérvix”.

SWNS

A modo personal, creo que es importante comentar que este es un caso aislado y que de ninguna forma recomiendo a la población dejar de vacunarse para enfermedades importantes, especialmente porque eso puede provocar el contagio de bebés que son muy pequeños para vacunarse aún.

¿Qué piensas tú?

Puede interesarte