Por Daniela Morano
4 agosto, 2017

Sus amigas pensaban que ya había fallecido.

Carmen del Pilar Chacón Coca, una mujer de 69 en La Paz, Bolivia, fue llevada por sus propios familiares a una funeraria. No sólo es un acto un tanto cruel en si mismo, sino que lo hicieron aún más terrible cuando le dijeron que se quedara allí a esperar su muerta para luego ellos velarla. La mujer estuvo cerca de 24 horas sobre la mesa mortuaria de la funeraria, con el permiso de su hija, yerno y tía.

Una amiga de la mujer pensó que ya había muerto, por lo que fue hasta la funeraria donde para su sorpresa, se encontró con ella viva. » Fue ella quien denunció a la familia.

Según la versión de los hijos, ella tenía que morir. Estaban esperando que muriera en la funeraria,» comentó un oficial entrevistado en televisión, reportó SDP noticias.

«Ellos dicen que la señora ya estaba desahuciada pero ese no es un lugar ni el motivo para tener a una persona que estaba con vida, no en un centro de salud, no es un domicilio donde tengan un médico de cabecera, es por eso que procedimos a la detención de tres personas,» afirmó el director de la división de homicidios de la fuerza especial de lucha contra el crimen de Bolivia.

Tanto sus familiares involucrados en el cruel acto como el dueño de la funeraria han sido detenidos e incluso acusados de intento de homicidio.

 

Puede interesarte