Por Catalina Yob
5 abril, 2017

“Se despertó y me gritó que me fuera de su habitación”.

Un inesperado despertar ha remecido completamente la vida de Emma Cotillard, quien hace poco contrajo matrimonio con el amor de su vida, Justin. Una mañana en su luna de miel, despertó junto a Justin, pero de pronto él le comenzó a gritar como si no la conociera y a pedirle que abandonara la habitación de inmediato. Emma, quien tenía 7 meses de embarazo en ese entonces, no entendía absolutamente nada. Intentó hacer memoria sobre lo que había ocurrido el día anterior, pero llegó a la conclusión de que nada extraño había pasado.

Posted by Emma Cotillard on Sunday, January 4, 2015

“No recordaba que estuviera embarazada de 7 meses de nuestro primer bebé”.

La situación que surgió de un segundo a otro, comenzó a acrecentarse con el transcurso del tiempo por lo que Emma decidió ir al médico junto a Justin, para que éstos pudieran entregarle alguna respuesta sobre su extraña condición.

Tras interrumpir abruptamente la luna de miel, los recién casados volvieron al Reino Unido, en donde se le practicó un escáner de urgencia a Justin, el cual reveló que tenía un tumor cerebral mortal, conocido como glioblastoma.

Según los médicos, la presencia del tumor incurable explicaba la pérdida de consciencia de Justin, quien de la noche a la mañana olvidó todo lo que había vivido, incluso la existencia de su esposa. Los resultados del examen revelaron que el tumor era incurable y que si se sometía a una cirugía y a una serie de tratamientos de radioterapia, él podría alargar su vida por al menos dos años. Sin embargo, cuatro meses después los resultados indicaban que el tumor había vuelto a crecer y que esta vez, se había propagado rápidamente. 

Posted by Emma Cotillard on Tuesday, February 14, 2017

Lamentablemente y gracias a que la ciencia aún no posee la cura para este tipo de severas enfermedades, a Justin le dieron un catastrófico pronóstico: dos semana de vida. Pero Justin tuvo las fuerzas suficientes para batallar con el pronóstico y logró vivir 7 meses más, llegando a celebrar incluso su cumpleaños nº30 y la Navidad. Lamentablemente, tras este período Justin murió en el mes de marzo en los brazos de Emma y junto a su hermosa hija. 

Hoy, Emma comparte su historia con el propósito de crear consciencia sobre los tumores cerebrales y las pequeñas señales que emite el cuerpo para alertar sobre la presencia de un tumor. Y es que a pesar de que lo mucho que hayamos leído, los tumores cerebrales matan a más adultos menores de 50 años (en Reino Unido) que cualquier otro tipo de cáncer. 

Posted by Emma Cotillard on Friday, May 13, 2016

Posted by Emma Cotillard on Wednesday, November 30, 2016

Puede interesarte