Por Elena Cortés
13 julio, 2017

Sólo 8 personas en todo el mundo padecen de la enfermedad genética que ella tiene.

A los 10 años la vida de Sara Geurts cambió por completo. Durante todo ese tiempo vivió sintiéndose extraña y muy distinta físicamente que los demás niños de su edad. Desgraciadamente, le diagnosticaron Dermatosparaxis Ehlers-Danlos, un síndrome cutáneo, que hace su piel envejezca cada día un poquito más. Aunque le costó años asumirlo, hoy inspira a cientos de personas.

I had one of my closest followers reach out to me and informed me of @instylemagazine latest summer photo challenge. The challenge would be to post pictures of yourself in your swimsuit, on your social media, tagging #instyledare to submit your photo. This was by all means an impromptu shoot and hope to have a more legit one on the books sooon! ❤ • • • • • • • • • • #weekend #photoshoot #instyle #instyledare #swimsuit #pool #summer #ehlersdanlosawareness #ehlersdanlossyndrome #effyourbeautystandards #inmyskiniwin #mybeautymyway #loveyourbody #loveyourlines #selflove #nowrongway #beyou #bebeautiful #blessed #inspire #embrace #beauty #imperfections #perfectlyimperfect #real #sorrynotsorry #vibes #model #wlyg #weloveyourgenes

A post shared by Sara Geurts (@sarageurts) on

Recibió muchas burlas, un constante bullying y un rechazo social que ningún ser humano quiere vivir. Hoy, Sara es una mujer decidida y valiente que ha venido a contar su historia y motivar a muchos otros a seguir adelante, amarse tal cual y simplemente ser.

A los 10 años un doctor le reveló a la familia de Sara que su pequeñita tenía  Síndrome de Ehlers-Danlo, el trastorno que evita la capacidad del cuerpo de producir colágeno. Por eso ella tiene arrugas de manera prematura a sus 26 años.

Su objetivo de vida es batallar contra los estúpidos estereotipos de belleza y construir una autoestima saludable y fuerte. 

Sara nació en Minnesota, y a pesar de que gran parte de su vida la pasó ahí, decidió que para hacer cambios en su vida tenía que mudarse. Así, llegó a Los Ángeles y para el 2015 fue la cara de la campaña Love Your Lines, un proyecto que elogia las imperfecciones de las mujeres.

La modelo ha contado en varias entrevistas que solo ocho personas en todo el mundo padecen de la enfermedad genética que ella tiene y que desgraciadamente no hay cura.

“No siempre he aceptado mi desorden y las imperfecciones que conlleva. Pero, reconozco que en este último año lo acepté y aprendí a quererme a mí y a mi cuerpo”.

“Quiero romper las transparentes barreras de la sociedad sobre la perfección. Barreras que subliminalmente nos dicen que todos somos perfectos en todos los aspectos de la vida, el trabajo, las interacciones sociales y personales”, concluyó.

¡Felices 26 Sara!

A seguir inspirando.