Por Ignacia Godoy
21 diciembre, 2016

Está condenada a estar en prisión de por vida.

No tenían una muy buena relación hace ya un tiempo. Yvonne Caylor había intentado inculpar a su hermana Nicola Collingbourne de un robo y fue culpada de obstruir la justicia en esa terrible ocasión. Pero ningún familiar pudo detenerla en esta oportunidad, y nadie lo veía venir.

Yvonne Caylor / SWNS

Yvonne compró una peluca rubia, ropa de hombre y un chaleco de prevención amarillo para que nadie sospechara que era ella. Decidió disfrazarse a ella y al crimen que iba a cometer. Nadie la vio entrar y tampoco tocar la puerta del departamento de Nicola en Letchworth, Hertfordshire, informó Metro

SWNS

Nicola apenas la vio intentó cerrar la puerta pero la fuerza de Caylor fue mayor y logró tumbarla. Agarró una cerámica con forma de gallina y le pegó a Collingbourne dos veces en la cabeza, lo que le dejó un tajo que la tiró en el suelo, dejándola desangrarse. Le cortó las muñecas para que pareciera un intento de suicidio y huyó con los restos de cerámica en una bolsa negra.

SWNS

La policía llegó pero no pudo determinar la causa de muerte, sino solo afirmar que no había sido por causa natural. Encontraron los videos de seguridad donde se veía a Caylor disfrazada y todo calzó. Caylor fue juzgada por asesinato y condenada a una vida entera de cárcel.

Nicola Collingbourne / SWNS

Hasta el último minuto negó haber sido ella la que cometió el crimen, pero las evidencias no engañaban a nadie.

SWNS

Puede interesarte