El pequeño huyó de la escena del crimen dejando toda la evidencia esparcida por el suelo. A quien nunca le haya sucedido algo así… que tire la primera piedra.

Los niños son curiosos por naturaleza. Están recién conociendo el mundo así que todo les llama la atención. Por eso no es de extrañar que sean inquietos, traviesos y que quieran tomarlo todo, es parte de la edad. Cuando crezcan ya no tendrán el mismo interés y entusiasmo que cuando pequeños.

Así que intenta permitirle tomar cosas, que inspeccione y descubra… siempre que sea seguro y esté bajo supervisión de un adulto, claramente.

Tal como hizo esta madre, que no le prohibió a su hijo -llamado Noah- tomar una sandía cuando evidentemente era imposible que la cargara por el peso. Es más, cuando lo iba a hacer, ella comenzó a grabarlo para recordar por siempre ese momento.

Twitter @MiaPulido04

¿El resultado? Claramente no era el esperado por el pequeño.

Según las imágenes que luego fueron compartidas por la cuenta de Twitter @MiaPulido04 se ve como el niño se acerca a un carro que contenía varias sandías apiladas. Con todo su esfuerzo toma una, la saca del canasto, pero como le pesa demasiado, se le cae de las manos.

Twitter @MiaPulido04
Twitter @MiaPulido04

Rápidamente se agacha para tomarla y ponerla en su lugar, pero descubre que la fruta se partió en el piso y seguramente si los guardias del supermercado lo descubren, se llevará una gran reprimenda… Así que en lugar de pedir disculpas y asumir su responsabilidad, huye corriendo.

Twitter @MiaPulido04
Twitter @MiaPulido04

Total, como decía mi abuela: “soldado que arranca sirve para otra guerra”:

Y como la grabación se hizo viral rápidamente, gracias a Twitter se pudo conocer el final de la historia: 

Y ya tiene algunos fanáticos que lo imitan:

https://twitter.com/JamesRyan157/status/1012345641077440512

El video de Noah apenas fue compartido alcanzó más de 200 mil retuits y casi 400 mil “me gusta”… Ahora es todo un pequeño famoso.

Puede interesarte