Por Ruben Peña Blanco
30 noviembre, 2016

Se pueden observar peces, algas y rocas marinas por encima del nivel del mar.

La madre naturaleza tiene una fuerza que sobrepasa toda nuestra inteligencia y pericias para sobrevivir. Un ejemplo de ello quedó evidenciado tras el potente terremoto de 7.8 grados de magnitud en la escala de Richter provocó algo que nunca antes se había visto: el suelo marino emergió y formó literalmente un enorme muro que, en algunas partes, alcanza los seis metros de altura.

1
Youtube

Y es que las imágenes del estruendoso seísmo impactaron al mundo, desde grietas en granjas y carreteras, edificios destruidos o animales atrapados en zonas donde hubo fuertes derrumbes.

219
Youtube

Pero, sin duda, el relieve oceánico expuesto fuera del mar formando un gigantesco muro es una de las transformaciones de paisajes más sorprendentes que dejó este movimiento telúrico.

En la falla Papatea se pueden observar algunos peces, algas y rocas marinas por encima del nivel del mar, ofreciendo a los espectadores una visión de la vida marina en tierra firme. Sin embargo, he causado innumerables problemas en la vida de los peces y especies marinas.

2
Youtube

Pero esta falla no es la única que formó un gigantesco muro, también creó una suerte de réplica de la muralla china en Christchurch en el sur de Nueva Zelanda.

caters-news-agency
Caters News Agency

Así quedó la tierra al levantarse -literalmente- una parte de ella.

¡Es realmente impresionante!

Puede interesarte