Por Constanza Suárez
26 mayo, 2020

Lara Green tuvo que separarse de su hija Katie porque es asmática. Su reencuentro fue gracias al invento de la madre.

Cuando el gobierno británico sugirió que las personas vulnerables deberían quedarse en casa para evitar el contagio de coronavirus, Lara tomó la desgarradora decisión de enviar a su hija asmática Katie a aislarse con su abuela Helen, de 65 años, durante 12 semanas.

Pero después de notar que Katie llevaba tiempo sintiéndose nostálgica por la situación, la trabajadora preescolar, construyó la “cortina de caricias”.

Mercury Press

Pegó con cinta adhesiva bolsas de basura transparentes a través de agujeros en la cortina de plástico que compró en Amazon, para abrazar con seguridad a su hija y madre después de semanas separadas. 

La mujer Medway, sorprendió a su hija durante una de sus visitas. Usó la cortina para abrazarla por la ventana. Y captaron el momento. 

Mercury Press

“Katie se aisló con mi madre hace nueve semanas porque tiene asma severa; cuando se resfría, nueve de cada 10 veces terminará en el hospital con oxígeno y le toma unos días conseguirla. Mi madre también tiene problemas de salud subyacentes, así que cuando el gobierno anunció que las personas vulnerables deberían aislarse y realmente no quería que ella y Katie contraigan el coronavirus”, dijo Lara a Metro UK.

“Tan pronto como Katie sostuvo mis manos a través de la cortina, me fui, fue el toque y sentir el calor de sus manos lo que fue increíble. Podrías haberme comprado un regalo de un millón de libras y nada podría haberse acercado a ese momento; nunca volveré a dar un abrazo por sentado”, continuó.

Mercury Press

Lara ahora planea construir “cortina de abrazo” para realizar su visita de la próxima semana, que será nueva y mejorada con una cinta más fuerte para dar un abrazo más largo.

Puede interesarte