Por Catalina Yob
22 junio, 2018

Tres de los cinco sujetos ya pagaron la fianza de 6.000 euros, por lo que fueron puestos en libertad. «No olvidaremos sus nombres, ni sus caras», gritan por las calles de España.

Al igual que el 27 de abril de 2018, fecha en la que los miembros de «La Manada» fueron absueltos del cargo de violación, las principales arterias de España se han llenado de lienzos, carteles y gritos que repudian, una vez más, la decisión adoptada por la Audiencia Provincial de Navarra. En las últimas 24 horas, el tribunal exteriorizó que tras una votación, los jueces determinaron otorgar la libertad provisional a José Ángel P.M.; Jesús E.D; Ángel B.F.; Antonio Manuel G.E y Alfonso Jesús C.E., a tan sólo dos meses de haber sido condenados a nueve años de prisión.

La resolución no fue el único elemento que motivó las manifestaciones ciudadanas de hoy, ya que las justificaciones de los dos jueces (Ricardo González y Raquel Fernandino), que votaron a favor, han permitido exacerbar el odio generalizado que actualmente siente la ciudadanía española y del mundo. 

«No puede desconocerse que la repercusión que ha tenido este caso y la presión que ha desatado han alimentado un rechazo social de tal magnitud respecto de los cinco acusados que ello permite cuestionar fundadamente ese hipotético riesgo de reiteración delictiva», afirman González y Fernandino. 

«Lo que todo ello hace presumir, en buena lógica, no son sino extraordinarias dificultades para que puedan desarrollar una vida social normalizada en libertad una vez regresen a su entorno familiar y social; todo ello, junto con la pérdida de su anonimato, hace poco menos que impensable el referido riesgo de reiteración delictiva», añaden los magistrados, quienes también manifestaron que los acusados no suscitaban riesgo de fuga. 

Pese a que el presidente del tribunal, José Francisco Cobo, emitió un voto discrepante, alegando que la libertad provisional de los acusados pone en riesgo «la protección integral de la víctima», la mayoría de votos positivos permitió que los cinco hombres sólo salieran en libertad bajo la condición de pagar una suma cercana a los 6.000 euros.

José Ángel Prenda
José Ángel Prenda

Pese a que tanto la Fiscalía de Navarra como el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, han manifestado que presentarán recursos para derrogar la decisión adoptada por el tribunal, cualquier recurso de súplica llega a la Audiencia Provincial de Navarra, por lo que el porcentaje de éxito es prácticamente nulo. 

La sobreexposición de sus identidades como justificación 

El argumento principal detrás de la liberación de quienes violaron a una mujer y posteriormente compartieron el video que exhibía el hecho, alude a que las identidades de los cinco sujetos ha sido difundida amplia y rápidamente por todo el mundo, por lo que las posibilidades de que cualquiera de ellos vuelva a perpetrar un delito de estas características, es «impensable». 

Las excusas que motivaron la resolución, responden, en cierta forma, a elementos que carecen de sentido, ya que fueron ellos mismos quienes decidieron filmar el hecho y posteriormente difundirlo por Whatsapp hacia sus amigos que no pudieron asistir a las festividades. Debido a que un video con estas características, suele volverse viral en cuestión de segundos, la exposición de sus identidades responde a una consecuencia directa de sus propias decisiones.

El País
El País

Pese a que el tribunal, que dictó la sentencia inicial en contra del grupo de amigos, estableció que la identidad de los acusados debía ser exteriorizada a través de sus iniciales, la rabia y odio que desencadenaron las resoluciones, generó que éstas fueran reveladas de forma íntegra a pocos días de iniciado el juicio.

Hoy, son pocos los que no son capaces de reconocer los rostros de quienes fueron acusados de abuso sexual continuado y absueltos de los cargos de violación, lo que pone de manifiesto que la percusión social contra ellos seguirá sin precedente. Situación que se ha agravado a raíz de la liberación de tres de los cinco acusados, quienes en las últimas horas oficializaron el pago de la fianza.

«No olvidaremos sus nombres, ni sus caras», es el mensaje que se ha multiplicado por redes sociales.

Puede interesarte