Por Fernanda Peña
13 Junio, 2017

“Fue algo muy improvisado, nada teatral”. Todavía no sabemos qué pensar de esto.

El sábado en la noche, una pareja oficiaba la ceremonia de su boda en el club de golf de Donald Trump en Bedminster, Nueva Jersey, cuando recibió la repentina visita del Presidente Trump. Así es, en persona y feliz de hacer todo lo que hace un invitado promedio. Sin haber sido invitado, claro.

Laura Piatkowski Instagram
Laura Piatkowski Instagram

Dicen que su visita fue corta, pero suficiente para haber alcanzado a bailar con la novia, saludar a los asistentes, posar para algunas fotos sociales y, por supuesto, hacer un discurso.

Laura Piatkowski Instagram

Trump estaba en el complejo deportivo para oficiar una recaudación de fondos para Tom MacArthur, un congresista republicano. Pero en medio del trayecto se detuvo a “socializar” un poco.

Laura Piatkowski Instagram

“La novia vino corriendo y él le dio un gran abrazo y un beso, así que ella estaba extasiada.  Luego el novio también se enteró… nadie sabía qué iba a suceder”.

-dijo Sean Burke, uno de los invitados, a DailyMail.-

Laura Piatkowski Instagram

“Fue muy breve. Saludó de la mano a todos. Todo el mundo, obviamente, se emocionó mucho, salió de sus sillas y vino a tomarse fotos”.

-agregó.-

Aunque la visita de Trump duró unos escasos cuatro minutos, las redes sociales se llenaron de fotos suyas muy sonriente junto a la pareja de recién casados.

Laura Piatkowski Instagram

Las críticas no se han hecho esperar.

Una publicación del New York Times asegura que Trump ha estado utilizando su posición como Presidente de los Estados Unidos para influir en las estrategias de mercadeo de su club de golf.

“Si él está en el sitio para su gran día, es probable que pase a felicitar a la pareja feliz”.

-reza un folleto citado por el New York Times.-

“Él puede tomarse algunas fotos con ustedes, pero le pedimos a usted y a sus invitados que sean respetuosos de su tiempo y privacidad”.

-completaba el texto.-

Sin embargo, después de la publicación del diario, un portavoz del club aseguró que el folleto había sido descontinuado hace algún tiempo.

Sea o no una estrategia, los invitados de aquella boda aseguraron que nunca olvidarán ese día. Y según Burke, de algo estaban muy seguros…

“Fue algo muy improvisado. No fue nada teatral”.

¿Qué crees, será estrategia?

Te puede interesar