Por Alejandro Basulto
9 agosto, 2019

Tuvieron que venir dos víctimas que ya habían sido dadas de alta en ese centro médico, para que la visita del presidente estadounidense no fuera en vano. Esto en medio de un atentado que dejó 30 muertes.

El presidente Trump siempre está en medio de la polémica. Desde declaraciones alarmistas y carentes de veracidad contra los inmigrantes a declaraciones contra otros países del orbe, en los que ha causado conflicto debido a sus incendiarios dichos. Y tras su visita a las víctimas de los tiroteos de El Paso y Dayton, en Ohio, en la que aprovechó de criticar a sus líderes locales, volvió a hacer noticia tras su complicada llegada al hospital.

Jules Morgan

Es común de los presidentes ofrecer consuelo a las víctimas tras una tragedia a nivel nacional, como lo es un tiroteo. Pero el presidente estadounidense, Trump, fiel a su estilo, no lo hizo sin terminar generando polémica. Partiendo por el rechazo de los líderes electos de la ciudad y la de miles de sus habitantes a su visita, como también, continuando, con las consiguientes respuestas de Trump, que solo hicieron aumentar la conflictiva situación.

«Tuvimos un día increíble (…) Como saben, nos fuimos de Ohio. El amor, el respeto por el cargo del presidente»

– dijo Trump tras su visita, según constata The Washington Post.

Donald Trump

Pero realmente, su declaración se aleja un poco de la verdad. Debido a que ninguno de los ocho pacientes que fueron víctimas del tiroteo, quiso reunirse con el presidente estadounidense cuando vino a visitarlos, según consignó el portavoz de UMC, Ryan Mielke.

«Este es un momento muy sensible en sus vidas (…) Algunos de ellos dijeron que no querían reunirse con el presidente. Algunos de ellos no querían visitas»

– dijo Mielke.

Donald Trump

Sin embargo, algunas de las víctimas que quiso visitar Trump, sí aceptaron recibir a los representantes demócratas, por su ciudad y condado, Veronica Escobar y Jesús García. Por lo que al equipo del presidente, Donal Trump, no les quedó más opción que esperar que vinieran dos pacientes ya dados de alta al hospital, para poder consolarlos y compartir con ellos ante las cámaras. Esto en medio de protestas afuera del hospital, y de las críticas que ha recibido por su apoyo al porte de armas.

Jules Morgan

 

Puede interesarte