Por Constanza Suárez
29 octubre, 2018

Pero Daljinder Kaur dice que no se arrepiente de su decisión.

Hay una pregunta que enloquece a la sociedad y que suelen preguntársela a cada mujer adulta que conocen, incluso si no hay nada de confianza: “¿Cuándo tendrás hijos?”. Y si ya comienzan a rozar los 40 años, entonces la urgencia de estas personas se vuelve preocupante, y no dejan de agobiarte con que ya no podrás ser madre. Aún no entienden que es una opción o que bueno, las cosas pueden salir de forma distinta.

Durante el 2016, una mujer llamada Daljinder Kaur, dio a luz a su primer hijo en Punjab, al norte de India. A pesar de no contar con un certificado oficial, se estima que tiene 73 años. Así es, la maternidad llegó a la edad más inesperada.

Para Daljinder y su esposo Mohinder Singh Gill -de 80 años- la oportunidad de convertirse en padres se había desvanecido hace mucho. Tras 46 años de matrimonio y varios intentos fallidos, pensaban que era imposible que ocurriese.

Cover Asia Press

Pero un anuncio de Fecundación In Vitro iluminó sus esperanzas ya rotas. Vendieron tierras que habían trabajado por años y utilizaron el dinero para convertirse en padres a través de este procedimiento. Tuvieron que pasar dos años y tres rondas de tratamiento para que su hijo Armaan llegara al mundo.

Cover Asia Press

Pero ser padres a esta edad no resultó ser como esperaban. Ha sido bastante duro.

Desde que dio a luz, esta mujer ha tenido que lidiar con presión arterial alta y debilitamiento de sus articulaciones. Tuvo que dejar de amamantar a su hijo a los tres meses, porque su leche no se estaba desarrollando bien y cuando comenzó a gatear, fue demasiado trabajo, ni siquiera puede ya tomarlo en sus brazos; lo que agotó rápidamente a la madre.

Ha visitado médicos para que la ayuden, pero solo le dan medicamentos y una dieta distinta. “Estoy preocupada por Armaan. Tengo que cuidar mi salud pero también tengo que cuidar de él. Ha sido más difícil de lo que pensaba”, contó según consignó el portal Daily Mail.

Cover Asia Press

Por su parte, el pequeño Armaan también ha sufrido consecuencias. Al casi año de vida pesaba tan solo 6 kilos y medio. Es demasiado delgado y ni los pañales para niños de su edad le quedan bien.

La maternidad está siendo demasiado difícil para Daljinder: “Me siento agotada fácilmente y la única vez que puedo descansar es cuando él se queda dormido. Mi esposo y yo nos enfermamos con frecuencia debido a nuestra edad, pero tenemos que enfrentarlo, tenemos que cuidar a nuestro hijo”, dijo.

NARINDER NANU/AFP

A pesar de lo complejo que resultó ser todo, Daljinder no se arrepiente. “No importa donde esté, él vendrá arrastrándose hacia mí. Me encanta. Es un niño amigable y sonríe a todos. Esto me facilita mucho las cosas porque puedo estar tranquila cuando alguien está cerca”, contó sobre su hijo.

La mujer pasa todo el día con Armaan, siempre está en sus brazos, incluso si ella está cocinando o haciendo las tareas domésticas. Por ahora los padres piden bendiciones, para lograr como sea una buena salud y pasar más tiempo junto a su pequeño hijo.

Puede interesarte