Por Andrea Araya Moya
5 julio, 2019

Las enfermeras se comieron todo el pastel y de un momento a otro estaban todas felices y relajadas.

Los médicos y las enfermeras están acostumbrados al agradecimiento de las personas cuando salvan sus vidas o se preocupan de cuidarlos cuando algo anda mal. Ya sea abrazos, bellas palabras o incluso regalos, estos profesionales de la salud disfrutan del cariño que les entregan de vuelta. Sin embargo, a veces ese cariño puede tener algo oculto y que puede traer otras consecuencias. 

En un hospital en Warrington, Reino Unido, un grupo de enfermeras se sintieron realmente «relajadas y felices» luego de que comieran un pastel obsequiado por un hombre anciano, en agradecimiento al cuidado que le brindaron a un pariente de él.

Kennedy News and Media

El abuelo les llevó un pastel red velvet que estaba lleno de cannabis en su interior. Se cree que era para la fiesta de cumpleaños de su nieto, y que él no tenía idea del contenido del pastel.

La policía llegó al hospital y descubrió que el equipo médico había comido el pastel, aunque en un principio lo negaron. Sin embargo, luego de varios interrogatorios, los médicos y las enfermeras admitieron que algunos consumieron el pastel y que se sintieron «felices» y «relajados» y sus rostros tenían expresiones extrañas.

«Estaban comiendo el pastel y luego al minuto el equipo tenía otra expresión en su cara. Fue traído por un adorable abuelo como agradecimiento, pero estaba lleno de una sustancia extraña que los relajó a todos. No hubo impacto en los pacientes, pero sabían que algo andaba mal, así que alguien llamó a la policía»

-Miembro del equipo a Ladbible

Kennedy News and Media

La policía aclaró que se debió a un error por parte del anciano, y también de quien preparó el pastel, porque no debe haberse imaginado que iba a ir a parar al hospital.

La jefa de enfermería, Kimberley Salmon-Jamieson explicó que luego de que la policía investigó el pastel este fue destruido y el caso quedó cerrado.

Nadie intentó hacerle daño a nadie y todo fue por error.

Aunque al menos les dio un poco de relajo a los enfermeros, pero quizá no de la manera adecuada.

Puede interesarte