Aunque la maestra renunció después del incidente, los alumnos están exigiendo que vuelva a la escuela. “Nunca hubiera hecho nada para lastimarlo”, declaró ella después.

Los gran mayoría de los padres jamás enviaría a sus hijos a algún lugar que pudiera significarles alguna amenaza o peligro. Por eso, cuando llega el momento de escoger un recinto educacional para que estudien, suelen verificar su seguridad, instalaciones así como también el trato de los profesores a los alumnos.

Y aunque a veces parezca que hay escuelas perfectas, puede que una sola imagen destruya toda esa percepción. 

Hace algunos días comenzó a difundirse un video que muestra a Lisa Houston, una profesora de matemáticas con 30 años de trayectoria, enfurecida despertando a un estudiante dormido. En las imágenes, que habrían sido grabadas durante la semana del 26 de abril, se puede ver a la maestra de pie sobre el escritorio del adolescente dormido intentando despertarlo de una manera bastante agresiva.

Facebook @Reggie Eller
Facebook @Reggie Eller

Se le puede ver acariciando la cara del estudiante y luego poniendo su pie en el pecho del chico, quien como continúa medio dormido, debe soportar que la profesora le jale el cabello mientras le grita “¡Despierta!”.

El joven, en tanto, no parece muy ofendido o agredido, sino que solo intenta cubrirse la cabeza con una chaqueta y hacer valientes intentos por volver a dormir.

Tras la difusión de las imágenes, rápidamente la maestra pidió la renuncia, pese a que aseguró a WYFF que siempre bromea con sus alumnos y que esta no era nada más que uno de esos juegos. “El video se ve mal” reconoció, y explicó que “si no conoce la situación, no sabe lo que está sucediendo, pero no fue un acto malicioso. Todo fue divertido. Quiero que el público sepa que amo al alumno, y que nuestra relación con los demás fue excelente. Nunca hubiera hecho nada para lastimarlo”.

Facebook @Reggie Eller

Y al parecer es cierto, pues tras la renuncia de la maestra, el alumno hizo una declaración a la escuela, que si bien el distrito escolar aseguró que no podía revelar el contenido por razones de privacidad, Doug Atkins, el vicepresidente de la junta del Anderson School District 1 que renunció después de esta polémica, aseguró al Independent Mail que la carta del joven indicaba que él sabía que ella estaba bromeando y que la amaba.

Según la superintendente del distrito 1 de Anderson, Jane Harrison, la maestra tenía “un historial ejemplar de rendimiento docente” pero optó por retirarse “por su propia cuenta y lo hizo en el mejor interés de su escuela”. Argumento con el que no está de acuerdo el ex vicepresidente, pues él asegura que Houston fue obligada a abandonar su trabajo. 

Facebook @Lisa Houston

Según el padre del chico, Julian Johnson, ni él ni su hijo pidieron que la profesora fuera disciplinada. De hecho, el hombre no tenía idea de que su hijo había estado involucrado en un incidente de ese tipo hasta que los administradores de la escuela lo llamaron para contarle.

“Mi hijo no tiene nada que ver con esto. Estaba cansado y se fue a dormir”, dijo Johnson. “No pedí que la despidieran. Desearía que jamás hubiera sucedido”.

Youtube @Rippleller Photography

Tras el incidente, más de 1.400 personas han firmado una petición que exige que la maestra vuelva a su puesto docente y se ha desarrollado un fuerte movimiento llamado #HoustonStrong que incita a los estudiantes de Palmetto High School, de Carolina del Sur, a protestar por la partida de la profesora.

¿Abuso o broma? Juzga tú mismo:

Puede interesarte