Las bocinas de los camiones lo espantaron.

Ser padres suele ser complejo, sobre todo si se trata de tu primer hijo, pues de seguro todo te parece nuevo. “Prueba y error” así dicen que se soluciona todo en la paternidad, pero hay algunas situaciones que no se pueden abordar de esa forma… Por ejemplo perder de vista un segundo a un niño y que salga corriendo a la calle.

Tal como le sucedió a esta madre, que seguramente estaba prestando atención a otra cosa, cuando su hijo se arrancó de su lado y ella ni siquiera se dio cuenta.

El problema, es que la puerta de la casa estaba abierta, y el pequeño salió corriendo desde su hogar directo a una vía bastante transitada por autos, camiones y motos, donde fácilmente podrían atropellarlo.

Facebook @ViralHog

En las imágenes grabadas desde un camión que transitaba por el sector, se puede ver el momento exacto en que el pequeño entra corriendo a la autopista y como el conductor alcanza a verlo, comienza a tocarle la bocina. Pero el niño era solo un bebé, no entendía absolutamente nada de lo que pasaba así que se mantuvo al medio de la calle, entre las dos pistas.

De pronto, por el sentido contrario, aparece un camión enorme, al que advierten mediante bocinazos para que frene. El hombre alcanza a frenar y el pequeño asustado de tantas bocinas se sienta en el suelo, aún en mitad de la calle.

Facebook @ViralHog
Facebook @ViralHog

Una moto que adelantó al camión que estaba grabando, pasa veloz por al lado del bebé y se da cuenta que está en peligro. Rápidamente estaciona a un costado de la vía, y se acerca corriendo a tomar al niño, que no entendía nada de lo que ocurría y seguía expuesto mientras pasaba otra moto -que no se detuvo- por el lugar.

Facebook @ViralHog
Facebook @ViralHog
Facebook @ViralHog

El motociclista héroe -que desconocía de dónde provenía el niño- lo llevó al lugar más cercano, un almacén, para que estuviera a salvo. Pero su madre estaba mucho más cerca, pues aparece corriendo desde el mismo lugar desde dónde apareció el niño y rápidamente lo toma en brazos, seguramente aliviándose de que nada malo le hubiese ocurrido.

Mira aquí el infartante descuido:

Puede interesarte