Por Camila Cáceres
29 junio, 2017

¿Cuándo van a aprender?

Emily France vivió una verdadera pesadilla gracias a la aerolínea que se ha hecho famosa por grandes hits como sexualizar el atuendo perfectamente normal de una niña de 10 años, forzar a una piloto que literalmente se acababa de divorciar y estaba destrozada psicológicamente a manejar uno de sus aviones, matar a uno de los conejos más famosos del mundo o, ya saben, golpear a uno de sus pasajeros indiscriminadamente.

Quizá lo más impresionante es lo económicos que deben ser los vuelos para que la gente siga viajando con United Airlines.

Twitter

Emily Frances se había embarcado para un viaje muy corto con su bebé de cuatro meses, Owen, y pensó que nada podría pasar en tan poco tiempo, ni siquiera en United. GRAN ERROR.

Todo comenzó cuando ya estaban dentro del avión. Hacían cerca de 35º grados y el despegue fue retrasado justamente por la fuerte ola de calor, pero no por eso iban a bajar a sus pasajeros, ni siquiera a los de meses, que pueden, ya saben, literalmente morir por este tipo de cosas.

Emily se paró en la puerta del avión y usó toallas húmedas para tratar de refrescar a Owen. Unas asistentes de vuelo le trajeron una cubeta con hielo, pero sus síntomas sólo agravaron.

Y no era el único sufriendo por el encierro.

“No estaban preparados para manejar una situación así. No nos podían evacuar. Era un caos.

Realmente pensé que mi hijo iba a morir en mis brazos”.

Emily Frances

Para cuando el niño dejó de gritar y se desmayó en los brazos de Emily, varios pasajeros -entre ellos algunos adultos mayores- se habían reunido tras ella para tratar de capear el calor, y fue entre todos que convencieron a las asistentes de vuelo de, finalmente, llamar a una ambulancia.

Emily declaró a los medios que luego de eso pasó una media hora a que el avión se moviera de vuelta a la puerta de embarque y les dejaran salir, mientras su hijo despertaba y volvía a perder la consciencia.

Good Morning America

Owen Frances se recuperó, pero los médicos indicaron que llegaron justo a tiempo. Unos minutos más y el niño podría haber quedado con graves secuelas. Una hora más y podría haber muerto.

Actualmente, las aerolíneas pueden mantener a sus pasajeros en el avión por hasta dos horas, sin importar las condiciones climáticas. Emily Frances, en conjunto con abogados y otros sobrevivientes de este lamentable incidente, planea cambiar eso.

¿Qué te parece?

Puede interesarte