Por Andrea Araya Moya
18 Julio, 2017

¿Ya no es la barba y cabello largo?

Cuando hablamos de Jesús, el hijo de Dios, siempre nos imaginamos al mismo hombre de cabello y barba larga y ojos melancólicos que recorre los lugares predicando su palabra y ayudando a las personas. Sin embargo, gracias a un reciente descubrimiento, pareciera ser que la verdadera apariencia de Jesús no es la que solíamos imaginar ni ver en pinturas, libros o películas, sino que es completamente diferente.

El investigador Ralph Ellis hizo el descubrimiento “más importante de esta época”. Ellis está seguro que una moneda del Siglo I después de Cristo revela la verdadera apariencia de Jesús. Y su argumento es realmente válido e impactante.

Ralph Ellis

La investigación de Ellis se basa en una moneda perteneciente al Rey Izas Manu, quien gobernaba el reino de Edesa, en el sur de lo que actualmente es Turquía. El Rey Izas Manu vivía en el tiempo en que Jesús también vivió.

Si bien la inscripción de la moneda indica que el rey es quien está retratado, el investigador llegó a una conclusión diferente. Ellis explica que probablemente la moneda sea la única imagen cercana a Jesús y que permitiría saber cómo era. ¿Por qué?

Ralph Ellis

Luego de exhaustivas investigaciones, el científico determinó que Manu era Jesús, al comparar la vida de ambos.

Sí, la teoría es bastante polémica, pero Ellis tiene un buen punto.

“Hice de mi trabajo de toda la vida una conexión entre los eventos y las personas de la Biblia con la historia conocida. Y Jesús —quizás el hombre más importante en la historia occidental— merece ser llevado de la oscuridad de las sombras bíblicas a la luz de la historia. La moneda es la guinda del pastel, y al menos sirve para construir una verdadera identidad y genealogía del Jesús bíblico”

-Ralph Ellis en “Jesús, rey de Edesa”

Ralph Ellis

Así mismo, Ellis explica que Jesús era en realidad un rey guerrero llamado “Izas Manu de Edesa y Adiabene”, y que su gobierno pudo liberar a Judea. Para argumentar, el científico expone que Jesús y Manu nacieron en Nazareth, eran judíos y ambos vivieron en Jerusalén. Y, claro, ambos eran vistos por las autoridades romanas como una “amenaza” al poder.

Te puede interesar