Por Alejandro Basulto
6 agosto, 2019

Nadie podría decir «no» ante una propuesta tan conmovedora.

Proponerle matrimonio a la mujer que amas es muy difícil. Eso es innegable, debido a que su «No», puede significar muchas de cosas, y nada bueno entre ellas. Por lo que la proposición debe salir perfecta, debe ser en el lugar ideal y de la mejor manera posible, de tal modo, que todo influya a que la pareja que tanto quiere uno al lado nuestro hasta el último segundo de nuestras vidas, diga que «Sí».

Pixabay

Y siendo una decisión tan compleja, los errores ocurren. Pero algunos llegan a ser garrafales y sumamente vergonzosos. Como los que lo hacen en un estadio de beisbol, presionando a su pareja con la presencia de miles de personas viendo y además de que corren el riesgo de que ella le diga que «No» frente a todos. Sin duda elegir cómo será la proposición del matrimonio debe ser algo muy bien pensado.

Y según una publicación en el grupo de Facebook, That It, I’m Ring Shaming: The Wreckoning, donde los usuarios se dedican a compartir anécdotas divertidas, hubo un hombre que cometió un error aún más grave y vergonzoso que el anterior caso expuesto. Siendo los protagonistas en esta ocasión, una vaca y el anillo.

Pixabay

Esto ocurrió en Singapur, y se dio a conocer gracias a una foto que fue publicada por una joven habitante de ese país. Historia en la que un granjero, visiblemente amante de su trabajo, decidió regalarle a su pareja como proposición de matrimonio, un anillo que se lo presentó puesto en la ubre de su vaca.

«Avergonzada del anillo y toda la sesión de fotos, la persona es un granjero. Todavía no se disculpa por su mal gusto. ¿Y esto se consideraría un anillo de pezón? Además, la banda es más gruesa que la piedra central.

Si mis globos oculares se vieron obligados a sufrir por estas tonterías, voy arrastrar a todos conmigo»

– escribió la joven de Singapur.

That It, I’m Ring Shaming: The Wreckoning

Obviamente esta publicación generó mofas y un rechazo colectivo, además de una manifiesta preocupación por el estado de la vaca tras la torpe manera de pedir compromiso por el granjero.

Puede interesarte