Por Alejandro Basulto
19 noviembre, 2020

El cuerpo espacial hallado por Josua Hutagalung en su terraza, está valorado en 1.850.000 dólares estadounidenses. Los que podrá utilizar para arreglar su destruido techo, y hacer mucho más.

Mucho se ha dicho que una linda casa y una buena situación económica, se consigue con esfuerzo. También puede sumársele a esto, dosis grandes de disciplina o creatividad. O mezclar ambas. Sin embargo, aunque muchas veces se ha dicho que el dinero no cae del cielo, para el fabricante de ataúdes indonesio, Josua Hutagalung, de 33 años, no fue así.

Josua Hutagalung / Facebook

Debido a que cuando se encontraba trabajando en un ataúd en su casa, de repente sintió fuertes ruidos, y cuando se asomó, vio un hoyo en el techo de su casa y abajo una roca especial que se había estrellado en la terraza al borde de su sala de estar en Kolang, en el norte de Sumatra. Se trataba de un meteorito que pesaba 2,1 kilogramos, el que en su paso dejó un gran agujero en su techo de hojalata, para después terminar enterrado a 15 centímetros de profundidad en el suelo de su domicilio. Roca especial que luego de varias maniobras logró levantar, encontrándose parcialmente rota.

Josua Hutagalung / Facebook

“Cuando la levanté, la piedra aún estaba caliente y la traje a la casa (…) El sonido era tan fuerte que algunas partes de la casa también estaban temblando. Y después de registrar, vi que el techo de hojalata de la casa se había roto (…) Sospecho fuertemente que esta roca es de hecho un objeto del cielo que mucha gente llama meteorito. Porque es imposible que alguien lo haya arrojado o dejado caer deliberadamente desde arriba (…) Mucha gente ha venido, por curiosidad, y quiere ver la piedra”

– dijo Josua Hutagalung al medio Kompas

Luego de que expertos realizaran un análisis del meteorito, se pudo estimar que esta roca espacial tenía 4.500 millones de años y que está clasificada como condrita carbonosa CM 1/2, una una variedad muy rara, que tiene un valor de 1.850.000 dólares estadounidenses en su totalidad, o $857 por gramo. Dinero equivalente a 30 años del salario que recibía Josua previo a encontrársela. Padre indonesio de tres hijos que dijo que usaría parte del dinero recibido por ella para construir una iglesia en su comunidad.

Josua Hutagalung / Facebook

El experto estadounidense en meteoritos, Jared Collins, fue uno de los que se aseguró parte de la masa principal del pequeño fragmento espacial hallado por Josua. “Llevé todo el dinero que pude reunir y fui a buscar a Josua, que resultó ser un negociador astuto”, declaró Collins a The Sun. Posteriormente, este experto envío el meteorito a Estados Unidos, donde fue comprado por Jay Piatek, un médico y coleccionista de meteoritos de Indianápolis, quien finalmente se hizo dueño de la roca espacial nombrada oficialmente como “Kolang”.

Según el director de la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (Lapan), Thomas Djamaluddin, es un fenómeno muy raro que el meteorito haya caído en un área residencial. Es mucha la cantidad de roca estéril de la formación del sistema solar que está en el espacio, y por lo general estos meteoritos caen en lugares alejados de los asentamientos humanos, tales como son los océanos, bosques o desiertos. Hallazgo afortunado y enriquecedor, que Josua se lo toma con una inocente alegría. “Yo siempre he querido una hija, y espero que esto es una señal de que voy a tener la suerte de tener una ahora”, dijo el ahora millonario indonesio.

Puede interesarte