Por Maximiliano Díaz
15 febrero, 2018

En el vídeo aseguró que «Podría dar este billete a gente muy necesitada, pero no lo voy a hacer porque tengo mocos».

Stanislav Manáyev tiene apenas 19 años, pero como muchos otros jóvenes que tienen talento y determinación deportiva, Sanislav ya está comenzando una prometedora carrera en el club de fútbol profesional Tosno, un equipo ruso de primera categoría. Y fue en un viaje con los jugadores del mismo club que usó un billete de 5,000 rublos (unos 90 dólares), para limpiarse la nariz.

En un vídeo que Manáyev decidió publicar en sus redes sociales, pero que terminó eliminando, se ve al joven futbolista pidiendo «algo para sonarse los mocos». Entonces, un compañero le extiende varios billetes de 5,000 rublos para que él se suene. 

https://www.instagram.com/p/BfGeX5WgCCH/?utm_source=ig_embed

Stanislav acepta contento el ofrecimiento. Se suena, tira el billete al piso, y su compañero lo mueve con el pie. Al momento de publicar el vídeo en su Instagram, el joven futbolista decidió acompañarlo con un texto:

«Podría darle este billete a gente muy necesitada, pero no lo voy a hacer porque tengo mocos».

Instagram/richrussiankids

Lo que Stanislav no esperaba es que el vídeo se hiciera viral, y llegara incluso a los ojos de Pavel Kolobkov, el ministro de deportes ruso; y a Alexéi Sorokin, el jefe del Comité Organizador del Mundial Rusia 2018. Quienes, como era de esperarse, repudiaron enormemente el hecho. En palabras de Kolobkov:

«No hay duda de que el vídeo apunta al bajo nivel cultural de ese jugador. Estoy seguro de que le servirá de lección».

En cuando a Sorokin, declaró:

«No podemos hablar de una tendencia. solo se puede lamentar que suceda algo así».

Instagram/richrussiankids

Sin embargo, el jugador aseguró que todo fue un malentendido, pues el billete habría sido falso, y que su salario ni siquiera era tan alto como para permitirse hacer eso. Además, hizo un breve análisis de todo el plantel y las condiciones en las que muchos jóvenes llegan al mundo del fútbol:

«Somos de familias humildes. Tal vez el vídeo no sea muy divertido porque para todos es difícil ganar dinero, pero qué le vamos a hacer. Los jóvenes tenemos un tipo de humor peculiar que tal vez no todos entienden».

A pesar de que, finalmente, nadie sabrá si hablaba en serio, parece ser que solo queda creerle.

Puede interesarte