Por Alejandro Basulto
7 enero, 2020

Según también otros datos del sitio web The Trevor Project, cada año cerca de 1,8 millones de jóvenes LGTBIQ han pensado en el suicidio.

Hace años en septiembre se toma una pausa y un respiro, para concientizar y hacer activismo en contra del suicidio. Que según la información entregada por el sitio de The Trevor Project, cada año son más de 1,8 millones los niños, niñas y adolescentes de la comunidad LGTBIQ que han pensado en suicidarse.

Pixabay

La exclusión, el no reconocimiento legal a su identidad de género y en general, toda forma de discriminación que afecte su diario vivir, están entre los factores que conllevan estos pensamientos suicidas. Agravándose esta situación, cuando los jóvenes no cuentan con un círculo de contención, que les brinde del apoyo necesario para hacer frente a las injustas adversidades que deben enfrentar por solo ser como son.

The Trevor Project

Por eso, según este mismo sitio, el apoyo de mínimo un adulto se hace fundamental, para que los niños, niñas y adolescentes, no caigan en pensamientos suicidas, producto de una salud mental deteriorada a raíz del bullying y la exclusión social y hasta familiar que sufren por ser LGTBIQ. Para evitar lo que podría desencadenar en una muerte, un solo adulto apoyando, puede contribuir a que la probabilidad de pensar en el suicidio, decaiga en un 40%. 

Pixabay

Es decir, se necesita solo una persona para que casi la mitad de los jóvenes que están en riesgo de caer en pensamientos suicidas, se salve. Es decir, sin en vez es toda una comunidad, de familia, vecinos y psicólogos apoyando, esa cifra, de casos de pensamiento suicidas, puede reducirse a casi cero. Esto en un marco, en el que según este estudio que contó con una muestra de 25.896 jóvenes, el 27% de los jóvenes LGTBIQ que no recibió apoyo de un adulto, pensó en el suicidio.

Fundación Selenna

Lo que se contrapone al 17% que contando con el apoyo de un adulto, pensó en el suicidio, lo que por cierto sigue siendo una cifra alarmante. Que también se ve en los 20.202 jóvenes de 25.896 que ya habían salido del clóset, habiendo un claro porcentaje que ni siquiera se atreve a transparentar su orientación sexual o identidad de género de manera pública, por falta de apoyo y contención.

 

Puede interesarte