Por Teresa Donoso
22 marzo, 2017

Él tiene sólo 16 años.

Un chico de sólo 16 años tomó la drástica decisión de dispararle en la cabeza a Deserae Turner, de 14, porque ella le enviaba demasiados mensajes a través de la popular aplicación Snapchat. Según lo que reporta el Daily Mail, fueron dos los chicos que han sido acusados de intento de homicidios y robo pues el agresor iba en compañía de otro chico al momento de los hechos.

Handout

 

Después de dispararle los chicos le quitaron su mochila y desaparecieron de la escena, negándose a prestarle ayuda y dejándola allí tendida a su suerte, para que muriera.

Gracias al cielo, la adolescente sobrevivió, pero al despertar del coma no podía creer que estos dos chicos, a quienes ella consideraba sus amigos, hubiesen intentado asesinarla sólo porque sus mensajes de Snapchat le parecían aburridos. La evidencia presentaba por el Shérif Brian Groves mostraba mensajes de texto donde uno de los acusados se quejaba de los constantes mensajes de texto de la chica mientras que el otro le respondía “sería muy sencillo deshacernos de ella”.

Después de atacarla, los chicos también le robaron su mochila donde ella guardaba su iPod y su teléfono.

La chica ya le había contado a otros de sus amigos a través de mensajes de texto que estos chicos la habían estado molestando. Fue allí que recibió una invitación de estos dos sujetos para juntarse a pasar el tiempo juntos.

KSL

Ellos originalmente habían llevado un cuchillo pues planeaban cortarle la garganta y dejar que se desangrara en un área poco habitada. Finalmente, con una frialdad que sorprende, los chicos decidieron llevar una pistola porque así todo sería “más calmado”.

Para hacer las cosas aún peor, se descubrió que uno de los chicos se había llevado uno de los cartuchos de las balas como un “recuerdo” de la escena del crimen.

La chica fue encontrada por dos mujeres que buscaran en el área después de que la noticia de su desaparición se hiciera conocida en redes sociales. Fue allí que llamaron a una ambulancia y la llevaron al hospital, donde tuvieron que inducirle el coma para poder quitarle la bala que se alojaba en su cráneo.

Handout

Durante el mes de mayo ambos acusados tendrán que ir a la corte, donde se decidirá si serán procesados como adultos o como menores de edad.

Puede interesarte