Estaba inconsciente, y cuando despertó no pudo hablar para revelar el misterio.

En enero de 2017, la indonesia Nining Sunarsih, de 53 años, desapareció sin dejar rastro. Una ola la arrastró frente a su familia, y aunque las autoridades lanzaron toda una campaña y operación de búsqueda, jamás hubo resultados sobre su paradero, por ende, la investigación se cerró y fue dada por muerta.

Todo sucedió un día en que la mujer se encontraba paseando por la orilla de una playa con su hermana y su nieto en el balneario de Citepus, ubicada en la parte occidental de la isla de Java, cuando de pronto -y según sus familiares- una enorme ola la alcanzó y la arrastró mar adentro.

Como los tomó a todos por sorpresa, nadie pudo hacer nada para rescatarla.

Twitter @detikcom

Aunque dieron aviso a la policía para buscarla y se armó todo un operativo, como no hubo pistas que indicaran que podría haber sobrevivido, decidieron darla por muerta.

Sin embargo, la familia jamás descartó la idea de que estuviera viva. El padre de la desaparecida solía tener sueños con su hija esperándolo en la misma playa donde había desaparecido. Y aunque en un principio no le dio importancia, luego de que fueran demasiado seguidos, decidió ir al lugar.

Youtube @detikcom

Allí, en compañía del resto de su familia, comenzó a buscar a la mujer durante toda una tarde sin tener noticias. Pero cerca de la media noche, la hallaron tendida en el suelo, inconsciente, con la misma ropa con la que fue vista por última vez y muy cerca de donde había desaparecido, a solo 500 metros.

Inmediatamente fue trasladada a un hospital donde fue revisada por especialistas que constataron que tenía un estado de salud estable y no presentaba heridas de gravedad, pero faltaba que despertara para que relatara los hechos.

A las horas después, la mujer abrió los ojos pero no pudo hablar, solo ingirió alimentos y bebidas, así que por ahora, qué fue lo que sucedió es todo un misterio.

Naufal Fauzy

Tras hacerse conocida la noticia, varios medios locales comenzaron a dudar e investigaron con el servicio de guardacostas que el día en el Sunarisih habría sido arrastrada por el mar, no hubo ninguna denuncia de personas desaparecidas en la zona. Además dijeron que los registros señalan que no había tanto oleaje, por lo que podría ser un caso más de familias que pierden a sus hijos pequeños o a algún pariente de avanzada edad e intentan camuflarlo.

Puede interesarte