Por Ignacio Mardones
9 febrero, 2016

La única esperanza de que la tradición continúe está depositada en su sobrina de 10 años.

En Filipinas existe una práctica que está desapareciendo rápidamente. Se trata de una tradición antigua de mujeres tatuadoras. Éstas viven en la región de Kalinga, al norte del país. La técnica utilizada es única y quienes la dominan son llamadas «mambabatoks». Whang-Od tiene 92 años, es una de las últimas maestras de este arte, y quizás este rasgo milenario de su cultura muera con ella. La esperanza de que pueda trascender reside en su sobrina nieta Grace, de 10 años.

6_20160118vXC01z
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández

La región rural en la que viven se ha ido despoblando, eso ha generado que el conocimiento sobre el arte de los tatuajes no pueda transmitirse. Antiguamente, sólo se tatuaba a las mujeres que estaban prontas a casarse, a los guerreros que iban a pelear en la batalla, y a los que volvían vivos de ella. Sus cuerpos decorados les otorgaban un estatus especial y podían ser distinguidos por el resto de la población.

6_20160118w8vHk1
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández
6_201601188WdBDd
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández

A los guerreros que iban a la guerra se les tatuaba un ciempiés, mientras que a los que volvían de ella se les hacía un águila. La técnica utilizada lleva el nombre de «batok», y consiste en una espina afilada atada a una vara. La espina se moja en tinta y va entrando en la piel según los golpes que se le dé con un palo. Las formas del tatuaje son creadas en una plantilla hecha a mano, luego ésta se coloca en la piel para copiar el diseño exacto.

6_20160118LVJfQ3
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández
6_201601183bUwEE
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández

Ahora el pueblo de Kalinga está lleno de turistas y periodistas que vienen atraídos por la cultura milenaria de los tatuajes. Antes era un pueblo tranquilo y las ancianas como Whang-Od tatuaban a unas pocas personas al día. Sin embargo, en la actualidad hay filas enormes de hasta 50 personas. Todos desean volver a sus países con una de las pinturas corporales hechas por las últimas mambabatoks…

6_20160118ucnZ8w
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández
6_20160118WQul3S
Joseph Angan, Jacob Maentz, Jorge Fernández

¿Qué te parece esta cultura? ¿Conoces algún otro dato interesante?

Puede interesarte