Por Alejandro Basulto
26 noviembre, 2019

Esto en un país que es constantemente criticado por su trato discriminatorio contra la población afrodescendiente y el uso abusivo de la cárcel como sanción.

Según la OCDE, Estados Unidos es el país con más presos por cada 100.000 ciudadanos, con más de 650 personas encarceladas por dicha cantidad de habitantes. Y al mismo tiempo, solo está en el puesto número 128º entre los países más seguros, según el Índice de Paz Global, que es desarrollado por el Institute for Economics and Peace junto a varios expertos, organizaciones y empresas, tales como el semanario británico The Economist. 

Pixabay

Datos que de por sí ya alertan de una problemática y una situación humanitaria, digna de ser atendida. Que se vuelve aún más preocupante tras saber que además de existir una hacinamiento carcelario, junto con prisiones que dan para películas de suspenso como es el caso de Alcatraz, también hay una denunciada sobre-representación de la población afrodescendiente entre los presos. Tendiendo a ser estas personas de tez negra, las más afectadas por las políticas represivas y punitivas de los diferentes estados de EEUU.

Pixabay

Ante esta realidad, un grupo de estudiantes de la Universidad de Brown se han organizado para manifestarse exigiendo la abolición de las cárceles. Esto en nombre de la justicia. Debido a que denuncian que estos espacios de sanción y reclusión, no cumplen con su función rehabilitadora, siendo lugares de castigos y no de justicia, además de que son esencialmente racistas, al ser buena parte de su población, personas afrodescendientes. El nombre del grupo es RailRoad y la conferencia que los hizo conocidos, fue llamada «Abolición Prisión 101».

«El objetivo final es no tener cárceles como una forma de encarcelamiento (…) El castigo en cualquier etapa no garantiza ningún tipo de crecimiento»

– dijo la estudiante Grace Austin, una integrante del grupo, según consigna de The Brown Daily Herald. Quien fue secundada por Aida Sherif:

«Las cárceles se fundaron con la idea de castigar a los pobres, castigar a las personas de color (…) No la veo como una institución que pueda separarse completamente de esas fundaciones (…) Nuestra sociedad está construida de una manera que nos hace creer que las cárceles son absolutamente necesarias (…)  La gente lo percibe como loco, irracional, peligroso, demasiado radical. La abolición no es anarquía»

– declaró la otra estudiante e integrante del grupo.

Pixabay

El pensamiento del grupo está por cierto alineado con los comentarios que la congresista demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez, hizo en su twitter sobre el mismo tema.

«El encarcelamiento masivo es nuestra realidad estadounidense. Es un sistema cuya lógica evolucionó del mismo linaje de Jim Crow, el apartheid estadounidense y la esclavitud. Para terminar esto, tenemos que cambiar. Eso significa que necesitamos tener una conversación real sobre el descarcelamiento y la abolición de la prisión en este país«

tuiteó la representante de Nueva York.

Pixabay

Además, en su polémica iniciativa, que ha generado tanto muchos mensajes de apoyos como también duras críticas, también buscan que su universidad implemente las denominadas prácticas de contratación «oportunidad justa», en las que se contratará a personas sin discriminarlas según su historial policial y penal. Ellos buscan que la universidad contrate a personas que hayan estado en la cárcel, para así ayudar en su reinserción social y romper con el ciclo de encarcelamiento.

 

 

 

 

 

 

Puede interesarte