Por Daniela Morano
9 julio, 2018

Había una sola explicación.

La naturaleza es capaz de sorprendernos de las maneras menos esperadas posibles. Aún más cuando se trata del nacimiento de un nuevo espécimen, pues las hembras siempre demuestran tener una capacidad increíble, casi sobrenatural, para soportar el dolor y las precarias condiciones en las que dan a luz y crían a sus bebés.

Pero no todo es increíble en el buen sentido de la palabra. A veces las adversas condiciones también llevan a algunos animales a experimentar situaciones que incluso los seres humanos viven, y esas son las malformaciones genéticas.

CEN

Un curioso caso registrado en una granja de Caiaponia, Brasil fue dado a conocer por los medios, donde un ternero nació con dos cabezas: cuatro ojos y dos bocas normales, como las de cualquier ternero, sólo que ambas pegadas.

En el video, se puede ver al ternero en el suelo mientras una trabajadora le da de comer por una de sus bocas con una botella especialmente diseñada para este.

CEN

El dueño de la granja le confirmó a Mirror que sus dos bocas funcionan normal y su esposa, Zica Soares, dijo que “jamás imaginé que un ternero como este nacería en nuestra granja, estamos sorprendidos”.

“El veterinario dice que sacrificarlo o darle cuidados especiales hasta el final de su vida. Está mal, muy débil, pero estoy cuidándolo”.

Lamentablemente aunque lo cuidaron y dieron de comer durante 5 días, el ternero no logró sobrevivir. El veterinario Daniel Ribeiro dice que este es un caso muy raro, y que debe haber sido el resultado de endogamia.

Puede interesarte