Por Ghalia Naim
8 agosto, 2017

“No es que me la pase viendo por la ventana, pero es inevitable mirar de reojo cuando están en plena acción… Es muy incómodo”.

Cuando el magnate hotelero Ian Schrager inició la construcción del Public Hotel  en la calle Chrystie Street de Nueva York, los vecinos pensaron que traería grandes frutos a la zona, pero jamás se imaginaron que terminarían quejándose por lo que ocurre a través de las ventanas.

Pueden ver a los huéspedes desde afuera teniendo sexo.

En un reportaje realizado por el New York Post, varios residentes de las viviendas cercanas revelaron su malestar. Melissa Santos, quien vive en el edificio de al lado, comentó lo incómodo que es mirar hacia afuera a veces.

“Puedes ver a la gente que se queda en el hotel teniendo sexo todo el tiempo y poniendo sus manos sobre el vidrio de la ventana. No es que esté viendo a cada rato eso, pero obviamente si sucede puede verlo de reojo y ocurre unas cuatro veces por semana”.

NYP
NYP

Otra vecina, Debbie Gonzales, se ha llevado más de una sorpresa.

“Me desperté y vi por la ventana. Y bueno, él estaba ahí, masturbándose“.

Al parecer el problema no está en el sexo, sino en que las ventanas no tienen ningún tipo de filtro, las cortinas son demasiado delgadas y, además,  la construcción se halla entre dos residencias.

De acuerdo con el informe policial, existen al menos 47 quejas por el Public Hotel entre comportamientos obscenos y ruidos molestos, sin embargoIan Schrager no le ha dado ni la menor importancia.

Su edificio es un maravilloso hotel cinco estrellas de lujo que ofrece todo a mitad de precio. Sus habitaciones parten desde $225 dólares la noche y él asegura que quienes puedan pagarlo tienen todo el derecho a divertirse en sus espacios.

Public Hotel
Public Hotel
Public Hotel

Bueno, creo que la solución podría ser colocar filtros oscuros en las ventanas o cambiar las cortinas por unas más gruesas, ¿no creen?