Por Macarena Faunes
23 julio, 2019

Quería impresionar a su novia por su cumpleaños, pero fue él quien se llevó la peor de las sorpresas al ver con sus propios ojos que su amada le era infiel.

Todas las locuras de amor están permitidas cuando estás enamorado. No te importa hacer el ridículo frente a una multitud, sólo quieres demostrarle a la persona que amas lo muy entregado que estás en la relación y que te tiene comiendo de su mano. Te esmeras y preparas con mucha dedicación un romántico e inesperado gesto hacia tu enamorada/o. Ten mucho cuidado, quizás esto no salga como lo habías esperado y te enteres de una cruda realidad. 

En China, un hombre viajó 2400 km disfrazado de oso para sorprender a su novia y la encontró con su amante.

World of Buzz / Vietgaitri

A pesar del calor que genera vestirse con este abultado traje, el joven caminó este largo trayecto hasta un centro comercial para impresionar a su compañera. Grande fue su asombro al llegar al lugar, ya que la mujer estaba siendo abrazada por atrás por un desconocido hombre mientras compraba comida en un local, tal como si fueran pareja.

World of Buzz / Vietgaitri

Al ver este engaño, el enamorado se quitó la cabeza del disfraz y miro atónito esta escena, con lágrimas en sus ojos. La mujer se percató de la presencia de su novio oficial y se acercó rápidamente a él para explicarle la incómoda situación, pero el joven salió corriendo con el corazón destrozado.

World of Buzz / Vietgaitri

Mientras este gran oso de peluche andante se encontraba huyendo de la mayor vergüenza de su vida, la infiel logró alcanzarlo afuera del recinto y le tomó el brazo para que se detuvieran a conversar.

World of Buzz / Vietgaitri

Testigos aseguraron a Rachfeed que la mujer le rogó perdón por su error y le pidió una segunda oportunidad, pero el valiente joven no puede confiar en ella después de lo que presenció. A pesar de que no se sabe si volvieron o no, la conversación terminó en un abrazo.

World of Buzz / Vietgaitri

A veces, quienes creemos que son los compañeros de nuestra vida resultan ser unos profesionales de la mentira y sólo rompen nuestro corazón. Este joven se aprendió a golpes una gran lección: el verdadero amor jamás engaña ni lastima. Ojalá que esta joven no ilusione a más hombres.

Puede interesarte