Por Daniela Morano
6 julio, 2018

Con una pala se ayudan para sacar a la luz su tesoro.

Seguro se estarán preguntando por qué alguien vertería mental fundido en un hoyo. Resulta que el arte a veces es extraño y cruel, pero nos entrega cosas sorprendentes dependiendo de su perspectiva. El artista estadounidense, conocido simplemente como Anthill Art, se especializa en una técnica de escultura muy particular y fascinante.

Este, en simples palabras, inunda túneles construidos por hormigas con aluminio, el cual crea una forma perfecta de lo que sea que se encuentre allí abajo. El resultado es increíble: los intrincados corredores, salas y habitaciones que forman parte de un hormiguero, todo construido por ellas y los cuales parecen ser mucho más difícil de construir que una casa humana.

Cuando el aluminio se enfría, se cava hasta el fondo y con mucho cuidado se limpia poco a poco todo para quitar la tierra y el polvo. Algunas han llegado a pesar hasta 9 kilos, lo que es mucho si se considera que están “construidas” con aluminio.

Pero lo que nos importa es qué ocurrió con las hormigas. Algunos dicen que claramente está abandonada la colonia del video, pero lo cierto es que suele no ser así. Otros declaran que no hay crueldad, pues por ejemplo, en Estados Unidos, las hormigas de fuego son consideradas una plaga peligrosa.

El 2007 otro grupo de personas hizo este experimento y también fueron criticados.

Anthill Art

Quizás hacerlo una vez para investigar puede ser aceptable, más que eso eso y por diversión ya empieza a sonar un poco cruel.

Puede interesarte