Por Vicente Quijada
1 agosto, 2018

Para tranquilidad de los fanáticos merengues, también mostró respetables destellos de su gran talento y velocidad, metiendo una bicicleta infernal. ¿Será lo que esperan de él?

“Es mi ídolo en el fútbol”, dijo Vinicius Jr, la estrella brasileña -de tan sólo 18 años-, sobre Neymar. Y si bien su aceleración y buen pie recuerdan al ahora jugador del PSG, pareciera que la flamante contratación del Real Madrid llevó esa idolatría a lados que no debería. En el 62′ del encuentro amistoso entre los merengues y el Manchester United, el ex jugador del Flamengo protagonizó un indigno piscinazo. 

Tras gambetear de buena manera a Mateo Darmian, el sudamericano lo encaró por segunda vez y, habiéndolo pasado otra vez, se dejó caer escandalosamente. Si hasta se tomó la cara, quejándose de un supuesto golpe del italiano. Véalo -y juzgue- usted mismo.

A pesar de la deshonrosa acción, que no tuvo repercusiones para nadie más que para la imagen de Vinicius, el “28” jugó un “buen partido”, como lo calificó su técnico, Julen Lopetegui.“Se ha soltado y ha dejado detalles interesantes. Es un chico muy joven con condiciones, pero tiene que ir desarrollándolas”, agregó el nuevo entrenador del elenco capitalino.

El brasileño, por su parte, afirmó haber “cumplido un sueño de infancia” independiente del resultado -derrota por 2-1-, y declaró estar “muy feliz de estrenar esta camiseta”. “Las sensaciones han sido muy buenas. Queda todavía mucho para hacer para mejorar esta temporada”, manifestó, quien pelea por ser titular y quedarse en el primer equipo de los merengues.

Es más, agregó que la International Champions Cup “es una buena oportunidad” para mostrar sus cualidades, las cuales “trabajará para en un futuro bien próximo dar todo lo que el Real Madrid merece”. Y, si bien dejó un mal sabor con su polémica jugada, Vinicius dejó destellos importantes de su gran regate y velocidad. 

Un túnel y luego una triple bicicleta demostraron que, si se desarrolla bien, el brasileño puede ser un arma importante del club madrileño y hasta reemplazar a aquel nombre que aún suspiran en Madrid. El holandés Fosu-Mensah aún se pregunta dónde se quedó el balón.

“Todo el mundo aquí me está ayudando mucho para adaptarme lo más rápido posible. Estoy muy feliz y agradecido”, comentó el ariete tras el encuentro, y antes, en su presentación, aseguró que estaba “listo para jugar”. ¿Se ganará la titularidad?

Puede interesarte