Por Javiera González Ruiz
12 septiembre, 2018

Como ella sospechaba que le era infiel, le pidió que se sometiera a un detector de mentiras. El resultado la dejó con la boca abierta.

Muchas veces en las relaciones de pareja aparecen algunos episodios puntuales que despiertan ciertas dudas que podrían apuntar a una posible infidelidad. Sin embargo, siempre es mejor ir de frente y preguntar qué sucede en lugar de querer investigar y descubrirlo por nuestra propia cuenta.

Aunque a veces las respuestas muchas veces sean bastante extrañas…

Tal como sucedió con Chelsea y Tyla, una pareja que tuvo que acudir a The Jeremy Show para resolver sus problemas amorosos.

ITV/The Jeremy Kyle Show

Resulta que Chelsea tenía sus sospechas de que su novio Tyla la estaba engañando. Esto luego de tener comportamientos extraños de forma reiterada. Sin embargo todo quedó claro para la chica un día que tardó menos del tiempo que demora usualmente en llegar a casa, pese a que su novio le había pedido que demorara.

Ambos se habían organizado para que él pudiera subir un armario a la habitación, así que ella fue de paseo con su pequeño bebé. Y cuando llegó, encontró a Tyla actuando muy extraño. Subía las escaleras rápido y luego las bajaba, como si estuviera nervioso o intentando ocultar algo.

¡Y ni siquiera había subido el armario!

ITV/The Jeremy Kyle Show

Ante las dudas Chelsea entró al baño, y en el piso encontró su prueba de confirmación de infidelidad: había un pedazo de un envoltorio de preservativos.

Impactada comenzó a buscar por las otras habitaciones y encontró lo mismo… sin embargo cuando encaró a Tyla, no supo qué creer al respecto, pues él dio la respuesta más absurda que podría haber dado. 

Según el chico, usa preservativos para llenarlos con agua y así lanzárselos como bombas a los gatos de los vecinos. Además contó que era imposible haber sido infiel dos veces en el tiempo en que su novia había estado fuera de casa… y aunque ella no le creía, él insistía en su inocencia.

ITV/The Jeremy Kyle Show

Fueron tantas las dudas, que le ofrecieron al chico someterse a un detector de mentiras para dejar tranquila a su novia y él aceptó. ¿Quién lo hubiera adivinado? Él estaba diciendo la verdad todo el tiempo… y probablemente ahora los vecinos se venguen por asustar a sus gatitos.

Puede interesarte