Por Vicente Quijada
12 marzo, 2018

Di Caprio se hizo mucho daño en la mano.

¿Qué es lo que hace que creamos lo que vemos en el cine, a pesar de que no tenga ni una relación con la realidad en algunos casos? Suspended disbelief -o la suspensión de la incredulidad- es el concepto clave. Los espectadores “suspendemos” nuestro sentido crítico y escepticismo en aras de disfrutar del universo en que nos buscan sumergir.

Pero no siempre lo que vemos necesita de esta regla, ya que puede que sea 100% real, y no lo notemos al asumir que todo lo que filma es ficción. Tomas con un final espontáneo que llegan hasta la sala de cine, y nos sorprenden por su veracidad. Y pues claro, son reales.

1. Casino

Trabajando previamente con Scorsese, en “Raging Bull”, Joe Pesci se había roto una costilla. Y en “Casino”, luego de que un par de policías con cierto sobrepeso cayeran encima del actor, se la volvió a quebrar. Pesci le gritó al director, quien le respondió que debía “estar en el momento”. Así fue y la escena llegó hasta las salas de cine. 


2. Django

Es de los casos más recordados. Durante el filme de Tarantino, Di Caprio golpeó la mesa con tal fuerza que pasó a llevar un vaso, lo rompió y se cortó. Y a pesar de sangrar profusamente, manchando toda la mesa, Leo siguió y el resultado ya lo vimos. 


3. Skippy

Hay casos en que lo fortuito puede traer como resultado una gran escena, pero cuando no, cuando es un acto deliberado de parte del director, la cosa se torna más oscura. Cuando el pequeño Jackie Cooper, de 9 años, no podía llorar en la escena final de Skippy, el director Norman Taurog no halló nada mejor que amenazarlo con matar a su perro si no cumplía. Lo logró con creces, y tiempo después escribió su autobiografía, que tituló “¡Por favor, no le dispares a mi perro!”.


4. Diario de una princesa

Mientras grababan en una escuela en San Francisco, con lluvia, Anne Hathaway cayó aparatosamente desde una gradería. Y tal como lo describió el director Heather Matarazzo a Cosmopolitan, eso fue un “resumen” de Anne: se cayó, se rió y siguió actuando. Y así se imprimió. 


5. Oldboy

Una de las desagradables cosas que debió realizar el actor coreano Min Sik Choi para la película, fue comer cuatro pulpos vivos, frente a la cámara. Pero el intérprete es budista, por lo que debió rezar tras cada toma. 


6. El Señor de los Anillos: Las Dos Torres

Cuando creyeron que los hobbits habían sido asesinados por orcos, Aragorn -interpretado por Viggo Mortensen- no pudo evitar patear un casco que estaba en la hoguera, pero con el golpe el actor se quebró dos dedos del pie. Su grito de dolor quedó perfecto con la escena, a pesar de que nada tenía que ver. 


7. Rápido y Furioso 6

La broma que el personaje de Tyrese le dice a “La Roca” cuando está entrando -“esconde tu aceite para bebé”- estaba escrita. Pero nada hacía pensar que Dwayne improvisaría una respuesta aún mejor: “tú mejor esconde esa tremenda frente”. La reacción de Ludacris fue absolutamente natural. 


8. Foxcatcher

Hay veces que los actores pueden llevar su interpretación demasiado lejos. Es el caso de Channing Tatum, que en este filme debía romper el espejo de la pared, en medio de una crisis. Pero el actor lo hizo con tanta fuerza que también rompió la pared, y quedó sangrando. Nada de eso lo detuvo de seguir grabando. 


9. Alien

Con el fin de captar el terror de la manera más genuina posible, los encargados de “Alien” no le advirtieron a los actores qué cosa pasaría en la famosa escena del pecho. Y con Veronica Cartwright funcionó perfecto, ya que incluso se desmayó al ser sorprendida con la sangre. 


10. Apocalipsis Now

Una de las escenas que le da inicio al filme fue completamente improvisada. Mientras estaba en un hotel en Saigon, el actor Martin Sheen se embriagó fuertemente y empezó a desvariar, pero pidió que las cámaras siguieran grabando. Luchando con sus problemas reales, el actor le pegó al espejo -real también- y se rompió el puño, para luego, lleno de sangre, manchar su cara y las sabanas. Incluso intentó agredir al director F.F.Coppola, pero todo salió bien y la escena quedó para la posteridad.


11. Los ocho más odiados

De manera completamente accidental, Kurt Russel destruyó una guitarra clásica de 1870, que había sido prestada por el Martin Guitar Museum. Es por ello que la reacción desesperada de Jennifer Jason Leigh es tan real, porque lo es. 


12. Blade Runner

Mientras escapaba, el personaje de Daryl Hannah, Pris, se resbaló con la lluvia y chocó con el brazo y atravesó la ventana real de un automóvil. La actriz siguió la escena, como si nada, para después notar que se había hecho numerosos tajos en el codo, e incluso mantiene una cicatriz aún. Al menos la escena quedó bien.


13. Los pájaros

Las aves mecánicas que tenían planeado usar en la obra de Alfred Hitchcock fallaron, por lo que estuvieron obligados a trabajar en el set con aves reales. La actriz Tippi Hedren debió, entonces, sufrir cinco días con cuervos y palomas siendo lanzados hacia ella. Claramente no guarda los mejores recuerdos del filme.


14. Virgen a los 40

En la famosa escena en que depilan con cera el pecho de Steve Carell, todo es absolutamente real. El actor incluso improvisó las graciosas frases que lanzó durante el proceso. ¿Lo mejor? Carell, antes de grabar, dijo que “no dolería para nada”. 


15. Candyman

Aunque parezca mentira, las abejas que salen de la boca de Tony Todd en el filme son también reales. Obviamente el actor se cuidó con un protector de garganta, para evitar esas peligrosas picaduras, y salió ileso. Lo mismo pasó con Virginia Madsen, que debió tener a los insectos en su rostro. 


¿Ya ves? No todo es tan irreal como crees.