Por Ronit Rosenberg
29 agosto, 2018

Si estás buscando una comedia romántica entretenida…no pierdas tu tiempo. Lo siento, pero no.

“A todos los chicos de los que me enamoré” se ha convertido en película juvenil del momento y en las redes sociales no se para de comentarla. Sus protagonistas, Lara Jean y Peter, cautivaron a los espectadores y se transformó en un fenómeno como pocas películas en Netflix. Por eso, con gran curiosidad, decidí verla.

Siempre he tenido cierta inclinación por las películas de tramas livianos y amores adolescentes que se desarrollan en algún colegio de Estados Unidos. “Chicas Pesadas”, “La nueva Cenicienta” o “Viernes de Locos” son mis favoritas. Así que si esta -basada en la novela de Jenny Han– estaba llamando tanto la atención, ¿por qué no darle una oportunidad?

Desafortunadamente me llevé una mala sorpresa. Confieso que no pude terminar de verla porque hoy, con la infinita oferta de películas y series que ofrecen Netflix u otras plataformas digitales, los primeros 15 minutos son decisivos. Le di chance hasta los 20 minutos, hasta que armé mi veredicto en 7 claves: 

1. Es lenta

Netflix

Avanza a paso tortuga. Los primeros minutos son importantes pues te explican la historia, pero luego puedes pararte a buscar más golosinas y de verdad no te habrás perdido de nada.


2. Los personajes no están bien elaborados

Netflix

No queda claro si Lara Jean es popular o no…está como entre medio y eso confunde. Es, supuestamente, una chica sin amigas pero aún así a veces se comporta como la popular.


3. Las actuaciones son poco creíbles

IG Lanacondor

Son muy superficiales y su furor solo se explicaría por una audiencia de chicas entre los 12 a los 15 años que se sienten de alguna manera identificada con Lara Jean. Pero hablando concretamente, el desarrollo de cada uno deja mucho que desear y no le hace para nada justicia a la novela original. Si van a mostrar a la chica mala del instituto, de verdad debe parecer “mala”. Genevieve, la popular, no intimida para nada, y eso da una sensación que fue dejado a medias en el guión…o que simplemente es para niñas solamente.


4. A ratos parece una sátira 

IG Lanacondor

Tiene mucha relación con el punto anterior. Los 20 minutos que vi de película, sentí muchas veces que más que una comedia romántica era una sátira de un filme adolescente. Como una especie de burla al género.


5. La historia no atrapa

Netflix

Una chica le escribe a los niños que les ha gustado (desde muy pequeña) y las guarda en una caja, hasta que de pronto por error, se envían y todos leen sus respectivas cartas. ¿Y? Eso da para, con suerte, un cortometraje.


6. Es demasiado naive

Netflix

La escena de Lara Jean cuando se entera que Peter y Josh han recibido sus cartas…es muy mala. ¿De verdad? Creo que esa escena arruinó por completo el filme. TODO se trata de las cartas y, de pronto, son sacadas a la luz., ¿y cuál es la reacción de la protagonista? Desmayarse de forma exagerada y falsa en medio de una clase de gimnasia. Hasta el “reto” del entrenador cuando Lara comienza a besar a Peter da risa…pero no en el buen sentido.


7. No califica como comedia romántica

Netflix

Netflix la vende como comedia romántica…pero no, no te dejes engañar. Apenas califica como un “chick flick” para niñas de 12 años. Las comedias románticas deben cautivar a un público transversal, y aunque generalmente son más del gusto de mujeres, intentan mantener una línea coherente para armar una historia que cualquier persona podría ver. Pero esta película está lejos de lograr eso. No da risa, ni tampoco es de amor.

Definitivamente, “A todos los chicos de los que me enamoré” no merece el furor que ha generado y mucho menos merece ser catalogada como la comedia romántica del año.