Por Vicente Quijada
3 agosto, 2018

¿Alguna vez te preguntaste por qué el villano de los “Ángeles de Charlie” no hablaba? ¿O por qué es tan violenta “Serpientes en el avión?”

Se podrá tomar como compromiso, pero que un actor se inmiscuya tanto en una película a veces puede ser perjudicial. Más que mal, por algo hay funciones y límites que no deben cruzarse, con el fin de que haya armonía en el set, y posterior éxito en las salas.

En fin, estos interpretes se pasaron un poco de la raya con sus exigencias. 

1. Ben Affleck – “Perdida”

20th Century Fox

Parece ridículo, pero en la escena en que Affleck se mete en un aeropuerto intentando pasar desapercibido, el director, David Fincher, quería que usara un gorro de los New York Yankees. El actor, fanático de los Boston Red Sox, se negó rotundamente y hasta paralizó la producción por 4 días. Sin embargo, y tras una larga negociación, Fincher cedió y le permitió usar uno de los New York Mets, con quienes la rivalidad no es tan complicada. 


2. Bryce Dallas – “Mundo Jurásico”

Parece increíble, pero el personaje interpretado por Bryce Dallas Howard fue capaz de escapar de un T-Rex ¡usando tacones! Algo que sigue sin explicación en las redes se debió a una exigencia de la actriz, quien nunca quiso sacarse los zapatos. Y, a pesar de que intentaron convencerla de manera insistente, la mujer se rehusó una y mil veces, alegando que su personaje debía llevar ese calzado. Nunca se supo cuál fue la razón. 


3. Tom Cruise – “La Momia”

Universal Studios

Debido a lo que significa Cruise en la industria, y con el objetivo de revivir una saga que ya estaba muerta, los productores decidieron entregarle un sinfín de atribuciones al actor, desde el guión hasta la postproducción y el marketing del filme. Sin embargo, a la larga no fue una buena idea, ya que el protagonista -quien debía aparecer tanto como la antagonista- se terminó por robar la película, y el público lo notó. Es más, puede que sea una de las razones del fracaso en la taquilla. 


4. Samuel Jackson – “Serpientes en el avión”

Una de las razones por las que Jackson aceptó el papel fue por el nombre del filme. Sin embargo, en un momento quisieron cambiarlo a “Pacific Air Flight 121”, a lo que el actor replicó acusando que era “lo más estúpido” que había escuchado. Por otro lado, Samuel quería que la película fuera aún más grosera y violenta, a pesar de que la producción pretendía estrenarla con calificación 13+. Pero cedieron a sus reclamos, lo que culminó con aquella famosa escena del “motherfucker”. 


5. Crispin Glover – “Los Ángeles de Charlie”

Al actor de la saga “Volver al Futuro” no le gustaron los pequeños diálogos que le asignaron a su extraño personaje, el villano de la película, ya que sentía que eran ridículos y sólo le quitaban su esencia al papel. Por ello, el actor se negó a pronunciar palabra, silenciándose por completo y logrando darle aún más personalidad a su rol.


6. Mike Myers – “Shrek”

Tribeca Festival

Cuando la grabación de las voces de la primera película del famoso ogro estaba por terminar, Myers decidió que el protagonista debía tener otro acento: escocés. Con ello, se diferenciaría con más claridad de Lord Farquad -de acento británico- y le daría la oportunidad de darle más dinamismo y color al personaje. Por ello, la producción debió gastar de casi $5 millones -el 10% del presupuesto-, con el fin de volver a grabar las voces de los personajes.


7. Sam Worthington – “Furia de Titanes”

En la versión original de 1981, aparece un búho robot, de nombre Bubo, el cual se convirtió en uno de los personajes más recordados de dicha película. Sin embargo, cuando fue el turno de traerlo hasta la edición del 2010, el protagonista no estuvo muy de acuerdo. Es más, se quejaba constantemente, amenazando con romperlo y afirmando que con ello el director lo estaba avergonzando. Louis Leterrier cedió y sólo dejó una pequeña escena del metálico animal.


8. Samuel Jackson – “Tiempos Violentos”

Miramax

En un principio y según el guión, el personaje de Jules debía llevar un afro, para así distinguirse aún más de su compañero Vincent, quien tiene el pelo echado completamente para atrás. Sin embargo, la mujer encargada de comprar la peluca para Jackson se equivocó, y trajo algo más parecido a una permanente. Y si bien el actor no estaba muy seguro, terminó por convencerse con su “nuevo look”, y así también aceptó Tarantino.


¿Se habrán excedido?