Por Lucas Rodríguez
18 enero, 2019

Miriam Pataki escondía un oscuro secreto y había señales… ¡por alguna razón siempre fue tratado con humor y travesuras!

Salvo que hayas crecido en uno de esos bunkers para la gente que creía que el mundo se iba a acabar el 2012 porque los Mayas y todo eso, Oye Arnold fue parte de tu infancia. El joven cabeza de balón y su colorido vecindario eran una fuente inagotable de aventuras y diversión. Desde los vecinos de Arnold en su casa-hotel a los padres de sus compañeros de clase, todos los personajes parecían tener una historia y vida propia, que transcurría incluso cuando el programa no les estaba prestando atención. 

Sin embargo, y si quieres mantener tu infancia como la época bella que fue intacta, procede con cautela, había uno de estos adultos cuya vida no era tan alegre como uno podría creer. Se trata de la madre de Angélica, la antagonista/amor secreto de Arnold. Sin exagerar, podríamos decir que este personaje no tenía la mejor de las vidas. Su forma de ser no le permitía admitir sus sentimientos por el niño al que maltrataba y dirigía su violencia, y sus padres siempre la estaban comparando con su hermana mayor, Olga, que a todas luces era la hija perfecta. 

Nickelodeon

Pero hay una dimensión aun más profunda. Aparte de estos problemas “graciosos”, había uno que una vez que lo notas, te costará volver a ver la serie con el mismo cariño e inocencia. Lo diremos de una vez: Miriam Pataki, la madre de Helga, sufría de problemas con el alcohol. Duro, lo sé. Estoy buscando la fotografía del corgi… ¡aquí está! 

Pixabay

¿Tierno, no? Ahora continuemos caminando hacia la oscuridad. Bien, Miriam Pataki, alcohólica. Evidencia número 1: Siempre se la veía preparando un trago extraño en una licuadora. Ella decía que era sus “smoothies”, pero la verdad es que nunca veíamos que le dieran energía. 

Nickelodeon

Miriam solo no se encontraba mezclando sus brebajes cuando se encontraba ocupada bebiéndolos, muchas veces directamente de la licuadora, como si no tuviera la paciencia o la fuerza de voluntad para buscar un vaso y servirse de a porciones más pequeñas. 

Nickelodeon

Si recuerdan bien, Miriam siempre tenia problemas para pronunciar adecuadamente sus palabras y siempre se encontraba agotada, muchas veces quedándose dormida sobre las superficies más inesperadas, siendo la cocina la más frecuente.

Nickelodeon

Ya lo sabes. Tendrás que disculparnos si la próxima vez que te sientas nostálgico y quieras ver un episodio de Oye Arnold, te encuentres con que no puedes controlarte de adelantar las escenas con la familia de Helga.