Por Ronit Rosenberg
8 marzo, 2018

La actriz canadiense necesitó 70 puntos de emergencia y muchas cirugías plásticas.

Taylor Hickson, una actriz canadiense de 20 años, quien recién comenzaba su carrera, está demandando a la productora de la película en que trabajó por daños físicos dada la poca protección y presupuesto del lugar.

Incident Productions

Taylor participó en una película de terror, Ghostland, de la empresa Incident Productions, y en una de las escenas sufrió severos y profundos cortes en su rostro, luego, según ella, de que el director del filme Pascal Laugier le dijera que golpeará con más fuerza la puerta porque se trataba de una escena emocionalmente fuerte.

Wireimage

Repentinamente, la puerta de vidrió colapsó, justo en frente del rostro de Hickson.

Ha demandado a la productora, asegurando que su accidente fue completamente culpa de ellos. Sin embargo, el nombre del director no aparece en ninguna parte dentro de la demanda.

Tapper Cuddy LLP

Hickson, quien también apareció en la popular franquicia de “Deadpool”, fue llevada de emergencia al hospital donde le pusieron 70 puntos a lo largo de toda su mejilla.

Parte de la demanda es que tampoco supieron atenderla bien en el set de la película. “Una mujer me ayudó a mantener mi cara junta con servilletas”, dijo al sitio Mirror

Recuerda el momento con mucha tensión y como una brutal pesadilla. “Había tanta sangre”.

Wireimage/ David Livingstone

Taylor tuvo que someterse a diversos tratamientos y cirugías plásticas para poder restablecer su rostro y aminorar la gran cicatriz. Aunque han logrado disimular un poco el daño, la actriz asegura que quedó con “muchísima inseguridad”.

La demanda también asegura que no ha terminado de someterse a cirugías plásticas, ya que en un futuro necesitará más para seguir corrigiendo su deformidad facial.