Por Camilo Morales
2 febrero, 2021

La actriz, Linda Blair, interpretó a la demoníaca niña cuando tenía apenas 13 años. Tras eso, comenzó una carrera cargada de excesos, drogas y escándalos, en donde la fama se convirtió en su peor enemiga. “Terminó la película y mi historia cambió”, contó.

Hay veces en que los personajes de las películas terminan “devorándose” a sus intérpretes y para la gente terminan siendo uno. En esos casos, los actores y actrices que han pasado por eso, quedan marcados de por vida, lo que les trae problemas y traumas en sus vidas personales y sus carreras.

De eso bien sabe Linda Blair, actriz de 62 años, quien interpretó a Regan MacNeil en la icónica película de terror de 1973, El Exorcista, que ya es caracterizada como una producción de culto.

Warner Bros.

Su historia de vida ha reflejado cuán grandes pueden ser las consecuencias de interpretar un papel demasiado icónico o impactante, como fue su caso, al ponerse en la piel de una niña que era poseída por el diablo en la cinta dirigida por William Friedkin. 

Warner Bros.

Tras ganarle en un casting a casi 600 niñas, Linda se sumergió de lleno en el rodaje de El Exorcista, interpretando un personaje que vomitaba, hablaba en lenguas satánicas y que incluso se infringía con un crucifijo, causándose heridas. Además, debía convivir con una réplica exacta de ella misma, pero de aspecto diabólico.

Warner Bros.

Los productores se sorprendieron al darse cuenta que Linda entendía lo que debía hacer su personaje. Sin embargo, durante los seis meses de rodaje el estrés comenzó a pasar la cuenta. Incluso la actriz contó a Cursed Films que sufrió una fractura en una de sus vértebras en plena filmación cuando fue colgada de un arnés para una de las escenas.

Warner Bros.

A pesar de los percances que tuvo la actriz al momento de grabar y los rumores sobre que el rodaje de la película estaba maldito, debido a extrañas muertes de actores y técnicos que se produjeron en plena grabación, como el caso de Jack MacGowran y Vasiliki Mailiaros, la cinta fue un rotundo éxito de taquilla.

El Exorcista cosechó nominaciones a los Premios Óscar y los Globos de Oro. Además llenaba los cines cada fin de semana. Pero en palabras de la misma Linda “terminó la película y mi historia cambió.

International Vision

Según la actriz en su documental Blair Didn’t you used to be Satan? (1996), su vida fue muy desagradable a partir de allí: “No podía ir al supermercado, ni a una tienda, ni a ningún lado. La gente me veía y se moría de miedo. No podían separar la película de la persona: me miraban como si fuera el diablo“.

Intercontinental

Fue así como la vida de la actriz cambió rotundamente y comenzó a llenarse de escándalos. Primero fue por su noviazgo con Rick Springfield, quien era 10 años mayor que ella, algo que fue polémico en su minuto. Luego, fue novia de Gary Rossington, guitarrista de la banda de rock Lynyrd Skynyrd, con quien fue detenida cuando tenía 17 años por posesión de drogas. Además, tuvo una relación con Rick James, quien era conocido por ser adicto al crack.

En esa época, fue condenada a tres años de libertad condicional por venta de anfetaminas y cocaína. Eso la obligó a participar en tareas comunitarias y convertirse en rostro de la lucha contra las drogas. 

Playboy

Tras ser marginada de Hollywood por sus polémicas, la actriz actuó en películas eróticas y de clase B durante los años 80.

AP

Pero tras esos años turbulentos en que estuvo en rehabilitación de drogas, fue internada en un psiquiátrico por depresión, en donde incluso fue portada de una revista Playboy, la actriz ahora dedica su vida a rescatar y rehabilitar animales, alejada de la fama que un día alcanzó gracias a El Exorcista y que según ella le hizo “imposible” su vida.