Por Catalina Maldonado
11 enero, 2022

El actor de Spider-Man soñaba con el papel del Príncipe Caspian en la cinta. Sin embargo, fue rechazado por la producción debido a su aspecto y le dieron el papel a Ben Barnes.

Hoy no podemos imaginarnos que una estrella de la talla de Andrew Garfield pudo ser rechazado para un papel, pero si la propia Meryl Streep fue rechazada en Hollywood en sus primeros intentos, no es una locura que ocurra.

El actor anhelaba con ser parte de la secuela de “Las Crónicas de Narnia”, un éxito de Disney del año 2005, que se preparaba para su segunda cinta con un personaje bastante llamativo: el Príncipe Caspian. Sin embargo, nada resultó como esperaba.

Getty Images

Garfield, de 38 años, contó a Entertainment Tonight todo el proceso que vivió para convertirse en el rey místico de dicha película y que resultó como uno de sus primeros fracasos en su carrera como actor.

“Recuerdo que estaba tan desesperado. Hice una audición para el príncipe Caspian en ‘Las crónicas de Narnia’ y pensé: ‘Esto podría ser, esto podría ser’”, dijo Garfield a ET. “Y ese apuesto y brillante actor Ben Barnes terminó obteniendo el papel. Creo que fue entre él y yo, y recuerdo que estaba obsesionado”.

Disney

Sin embargo, luego de conocer que no había sido seleccionado para el papel, se preguntó cuál era el motivo para dejarlo fuera del personaje. Por eso, insistió a su agente a revelarle el motivo por el que no fue aceptado:

“¿Por qué no yo? Eventualmente, ella se quebró ante mi incesante regañina y me dijo: ‘Es porque no creen que seas lo suficientemente guapo, Andrew’”. 

—dijo Andrew Garfield para ET—.

AP

Finalmente la película se hizo con Ben Barnes a la cabecera, con su estreno en 2008. En ese período, Garfield protagonizó otras películas como los dramas de 2007 “Boy A” y “Lions for Lambs”.

En esa misma entrevista, el nominado al Oscar dijo que tuvo un “gran período de desempleo” antes de convertirse en una estrella. “Estuve un año y medio de mesero y trabajando en Starbucks”, dijo al revelar los trabajos que tuvo para ganar dinero antes de conseguir papeles en películas.

Hoy Andrew Garfield se llena de elogios, sobre todo tras su Globo de Oro como ‘Mejor Actor de Comedia’ por “Tick, Tick… BOOM” de Netflix y su regreso como el Hombre Araña para “Spider-Man: No Way Home”. 

De seguro, ahora nadie lo rechazaría.