Por Camila Londoño
21 abril, 2016

¡¡¡Verlos no podría ser más emocionante!!! (Para los desafortunados que no la han visto y aún quieren hacerlo, por favor NO vean esto).

Capítulo a capítulo, los actores de Breaking Bad recibían el guión que debían memorizar. Así, iban conociendo el rumbo de la historia; como si estuvieran leyendo un libro. Cuando recibieron el último capítulo llamado Felina, Bryan Cranston (Walter White) y Aaron Paul (Jesse Pinkman) decidieron reunirse para leerlo juntos, tomar unas cervezas y registrar en cámara, ese momento que sería crucial no sólo en la serie, sino en sus vidas. Verlos es realmente emocionante, (incluso conociendo el final) y conmovedor. Y sobran las razones: no sólo fueron las explosiones, los asesinatos, el tráfico de droga y la fabricación de metanfetamina azul. Fue el guión, el humor ácido, los personajes, la brillante idea de convertir a un profesor de química que sufre de cáncer, en un genio del negocio de la droga y obviamente, la perfecta selección de actores que como bien dijo Anthony Hopkins, nos dieron a todos una muy buena lección de actuación.

httpv://youtu.be/Uny03_SfCC0

Breaking Bad fue la ejemplificación de lo que significa, desde todos los puntos de vista, hacer una buena serie.

Por eso marcó a muchos que todavía sufrimos pensando que se acabó.

Incluidos los actores, que en este video sacan a flote la más profunda nostalgia que les produjo llegar al final de una larga y prácticamente insuperable historia.

Se acabó, pero fue perfecto.